Isabel Larraburu

Diagnóstico en la red. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Miércoles, 04 de Marzo de 2009 15:01

Dietética y Salud

Me contaba un endocrinólogo amigo mío que estaba dándose cuenta de que sus pacientes ya no se sometían tan dócilmente a sus pautas. Venían con el nombre de su medicamento preferido, su diagnóstico y sus dosis, considerando su impresión clínica  como si fuera simplemente una segunda opinión.


La irrupción del acceso masivo a la red por parte de todos nosotros, nos ha transformado en seres más informados y provistos de innumerables datos. Sin embargo, no por estar invadidos de datos y cifras, nos hacemos más cultos ni más sabios. Todo lo contrario, ahora creemos que lo sabemos todo. Nos entendemos con la red para diagnosticar nuestras dolencias, conocer sus orígenes y su tratamiento. Hemos perdido la sumisión ante la autoridad médica y discutimos con ella de igual a igual. Parece que han caído los brujos de la tribu. Contrastamos sus diagnósticos y sugerimos el tratamiento.
Sin embargo este solo es uno de los problemas que han surgido.

La ansiedad que genera la red.

No todas las personas responden igual a los mismos eventos. El tema de la salud se enfrenta mejor o peor según la personalidad de cada cuál. Existen personas de temperamento ansioso que tienden a percibir amenaza en las situaciones que viven. La ansiedad no es más que una respuesta de temor ante los posibles peligros, tanto reales como imaginarios. Son aquellas que temen la enfermedad y están pendientes de los síntomas que presentó la persona que hospitalizaron o que enterraron. Siempre aplicándose el cuento y examinándose a ver si no tienen el mismo cuadro. No hace falta ni que naveguen por la red, con solo oír a la vecina o ver el reportaje de la TV sobre el Alzheimer, piensan que ya están en los prolegómenos de la enfermedad.

Divulgación médica. Aspectos positivos y negativos.

Es una antigua polémica: ¿es bueno o malo recibir tanta información médica? ¿Estamos todos en condiciones de digerirla sin asustarnos? La respuesta aún está pendiente, pero las consecuencias del superávit informativo de internet  ya se empiezan a notar. El acceso a Internet ha potenciado la difusión de información médica.
Por una parte, se puede observar la tendencia al descrédito de la profesión médica por parte de algunos pacientes, “que ya saben lo que tienen” y “ que ya saben lo que tienen que tomar”. Esto favorece el pésimo hábito de la automedicación y del ajuste temerario de las dosis.
Por otra parte, algunas personas, por su tendencia emotiva y proclive a la ansiedad, al informarse sobre el fármaco que le han prescrito, pueden presentar un procesamiento sesgado de la información, incrementando su temor. ¿Qué es el procesamiento sesgado de la información? Percibir selectivamente la información, fijándose en los aspectos más amenazadores.

La atención selectiva.

Según  recientes estudios psicológicos, se ha observado que las personas que tienen tendencia a la ansiedad, captan con más facilidad la información que les genera temor y desestiman y descuidan la información tranquilizadora. Así, en una presentación rápida de una serie de palabras  que el sujeto tenía que repetir de memoria, el grupo de personas ansiosas por su salud, cuyo temor más relevante era padecer cáncer, las palabras más recordadas eran las relacionadas con el cáncer. Por ejemplo, en el grupo de palabras: mesa, casa, peso, jardín, dolor, manzana, pera, muerte, se acordaban preferentemente de dolor, muerte y peso y olvidaban las demás.
Con eso se comprobó que la información que le llega al ansioso preocupado por su salud, es siempre la más terrible. No reciben la información de una manera ecuánime o equilibrada. Se quedan con lo más terrorífico. De ahí que se considera que la entrega de información sobre la enfermedad es mejor que la provea un profesional de la salud.

Los peligros de la información sin fundamento.

En una revista especializada para médicos de hospital, se comentaba un caso de un hombre que acudió con los testículos hinchados y doloridos, a causa de una inyección salina que se había administrado él mismo con el fin de aumentar la dimensión de sus genitales. El siempre había sufrido el complejo de tener genitales pequeños y decidió adquirir un paquete que le ofrecían en internet con todo lo necesario para auto inyectarse la sustancia que le agrandaría los genitales. Al principio se gustó y se sintió mejor. Pero al cabo de cuatro días, sus atributos no volvieron a su anterior tamaño como él esperaba y el dolor era insufrible. Tuvo que acudir al Servicio de Urgencias del Hospital más próximo para que le aspiraran el líquido. El caso se publicó en las revistas científicas y se concluyó que con seguridad ese no era un caso aislado.
Esta es solo una anécdota de la utilización de información médica por medio de la red sin fundamentación científica. Como esta, se están ofreciendo ventas de medicamentos sin receta para rejuvenecer, adelgazar, responder sexualmente con vigor y prontitud…

Cuando la preocupación se transforma en hipocondría.

La hipocondría es un estado de inquietud por la salud que en ningún caso significa que la persona se está inventando una enfermedad. La persona hipocondríaca sufre mucho malestar y su actividad diaria se ve influida por su problema. Como hemos dicho antes, su realidad es percibida de un modo personal y suele interpretar equivocadamente las señales de su cuerpo, como pequeños dolores, tirones, agarrotamiento, un dolor de cabeza…, y de ahí empieza a sospechar que tiene algo grave. El paso siguiente es buscar confirmación en diversas fuentes, como médicos, libros, internet o amigos para asegurarse de que no le pasa nada anormal. Muchas veces hace preguntas a los familiares y amigos para saber si a ellos les pasa lo mismo, con el fin de tranquilizarse. Estas acciones pueden hacerse muy repetitivas, porque el afectado no acaba de creerse que no pasa nada y vuelve a insistir.
Una de las maneras más incógnitas e impunes de “salir de dudas” sin llamar la atención, es acudir a la información médica proveniente de internet. De este modo, cualquier síntoma pasa a ser consultado en la red. La conducta repetitiva raramente tranquiliza al hipocondríaco, sino que éste sigue buscando y buscando sin parar. Dado que su interpretación de los síntomas y de las palabras está distorsionada por la angustia, su ansiedad tiende a persistir  o a incrementarse.

Recuadro
Características de la hipocondría.

  1. Miedo o convicción de padecer una enfermedad a partir de la interpretación personal y errónea de síntomas físicos.
  2. La preocupación no cede a pesar de las explicaciones médicas y de las exploraciones apropiadas.
  3. Consulta insistente a profesionales, libros o internet para asegurarse de que no pasa nada grave.
  4. La preocupación impide llevar una vida normal y todas las actividades  y conversaciones se enlazan con el problema.
  5. El proceso suele durar al menos 6 meses

Recuadro

Como afrontar la preocupación por la salud

  1. Intentar focalizar la atención hacia el exterior del propio cuerpo. Interesarse por otras personas y actividades diversas.
  2. Contrastar cualquier suposición que no se base en datos fiables. Por ejemplo, de un dolor de cabeza, no deducir que se tiene un tumor cerebral sin comprobar la hipótesis. Hacerse a sí mismo las preguntas que haría un médico.
  3. Interrumpir los “rituales de comprobación” que se realizan para cerciorarse de que no es nada grave: dejar de preguntar a los demás, dejar de consultar internet, no consultar libros, etc.
  4. Evitar estar continuamente observando el cuerpo para medir temperatura, tensión arterial o tocarse insistentemente para ver “si hay algún bulto”.
  5. Pedir ayuda a la familia para que no contesten preguntas obsesivas ni den respuestas como: “tranquilo, a mí también me pasa”. Hay que superar las dudas sin ayuda de los demás.

 

Última actualización el Domingo, 22 de Agosto de 2010 21:20
 

Nuevo Libro


Atención Plena: Elimina el malestar emocional provocado por la multitarea y la dispersión mental
Ver más

Para comprar fuera de España, ver más.

Isabel Larraburu

¿Quién está en línea?

Tenemos 28 invitados conectado

Terapia en:

  • Español Español
  • Catala Català
  • English English
  • Français Français
  • Portugues Português

Sitios amigos

Doctoralia.es

You are here  : Home Artículos Medicina Diagnóstico en la red.

DESTACADOS

  • In english. En français. Em português. En català. En castellano.
  • Revista WEB

    Mi amigo era un psiquiatra “ high achiever”, aquél que siempre se ponía el listón más alto para poder disfrutar superándolo. Obsesivo y perfeccionista, condiciones que hasta la fecha le habían hecho actuar bastante correctamente y controlar todas las situaciones de modo exhaustivo. Por supuesto tenía un super CV , las mejores notas, y todos los triunfos académicos y profesionales esperables para alguien de su edad.