Isabel Larraburu

Adicciones
Consulta presencial en Sant Cugat. PDF Imprimir E-mail

Consulta en Sant Cugat del Vallés. Skype.

Para concertar hora:   Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 
La falacia del control. ¿ De verdad crees que controlas algo? PDF Imprimir E-mail

La actitud controladora y crítica puede sustituirse por la aceptación. Para iniciar el cambio:

1. Poner atención en todo lo que pasa, los pensamientos, los sentimientos, las sensaciones y las imágenes que surgen. Advertir cuándo se distrae la atención.

2. Ser paciente, vivir el momento y darse cuenta de cuándo aparece la urgencia de correr hacia la actividad siguiente.

3. Evitar juzgarse a uno mismo y la experiencia. No calificar nada como bueno o malo.

Leer más...
 
Adicciones sin sustancias PDF Imprimir E-mail
Dietética y Salud
Cuando el agente Mulder de los archivos secretos X del FBI se dispone a pensar mientras aguarda la inspiración para resolver sus casos paranormales, se le puede observar comiendo una pipa tras otra mientras escupe los restos.
Leer más...
 


JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Nuevo Libro


Atención Plena: Elimina el malestar emocional provocado por la multitarea y la dispersión mental
Ver más

Para comprar fuera de España, ver más.

Isabel Larraburu

¿Quién está en línea?

Tenemos 57 invitados conectado

Terapia en:

  • Español Español
  • Catala Català
  • English English
  • Français Français
  • Portugues Português

Sitios amigos

Doctoralia.es

You are here  : Home Artículos Adicciones

DESTACADOS

  • Revista WEB

    Mi amigo era un psiquiatra “ high achiever”, aquél que siempre se ponía el listón más alto para poder disfrutar superándolo. Obsesivo y perfeccionista, condiciones que hasta la fecha le habían hecho actuar bastante correctamente y controlar todas las situaciones de modo exhaustivo. Por supuesto tenía un super CV , las mejores notas, y todos los triunfos académicos y profesionales esperables para alguien de su edad.

  • No publicado

    Nuestra vida está plagada de situaciones en las que se nos pasaron por alto detalles tan obvios que nos tuvimos que cuestionar para nuestros adentros si somos un poco lerdos o simplemente son los primeros síntomas de una enfermedad deteriorante. En otras ocasiones nos ocurre aquello tan típico de  solo fijarnos en cosas que casualmente nos ocupan la mente o nos preocupan.