Isabel Larraburu

Quemados. Burnout. Magazine La Vanguardia. PDF Imprimir E-mail

En la charcutería del supermercado, la dependienta se explaya con la clienta: “Este supermercado se está poniendo caro, el Supermercado X es mucho más barato”. Clienta y dependienta  siguen charlando delante de otros clientes que esperan su turno. “Aquí ni te pagan las horas que echas de más, ni dan incentivos, ni nada”. La clienta percibe la razón de la manifiesta deslealtad con la empresa.

En otra ocasión, la tienda es una de esas de precio fijo dónde se exhiben productos sin filiación conocida, huérfanos de padre, provenientes de los países llamados “tigres asiáticos” a precios altamente competitivos. Paseándose por los pasillos, sin interés concreto, pero atraída por la variada mercancía, la ciudadana escucha una hermosa voz entonando unas sevillanas que proviene del fondo del almacén.

La dependienta cantarina.

Agradablemente sorprendida, se torna súbitamente consciente de que hacía mucho tiempo que no oía a un trabajador cantar o silbar en su lugar de trabajo. La trabajadora cantarina le transmite una contagiosa alegría que la deja meditando por un rato.
Hace tiempo que en la ciudad dónde vive suele hallar hostilidad y fastidio en las personas cuyo trabajo es atender al público. Entrar en una tienda es estar a merced de que se trate al cliente con indolencia, si tiene suerte, y hasta con mala voluntad y antipatía en muchos casos. El potencial comprador es tratado como si estuviera pidiendo que le regalaran la mercancía. En el restaurante el comensal prácticamente tiene que coger los platos al vuelo. Con frecuencia abrumadora, los trabajadores de las empresas no pierden ocasión de vituperar a su empleador, incluso delante de los clientes. Surge entonces la pregunta: ¿existe un desgaste profesional generalizado? ¿Eso que ahora se ha dado en llamar el síndrome del “burnout”?
El número cada vez mayor de bajas por depresión en España probablemente incluya una gran parte de profesionales quemados.

Más grave que el estrés.

El síndrome se define como un estado de fatiga, agotamiento emocional, despersonalización, sentimiento de falta de realización personal y frustración al dedicarse a una labor profesional que no produce la recompensa esperada. Es una respuesta de estrés crónico que se origina al trabajar en “condiciones difíciles”, especialmente en contacto con el público. Se trata de una fase avanzada del estrés laboral y puede transformarse en una incapacitación total para volver a trabajar.
Los investigadores de este síndrome lo han estudiado durante más de 20 años. La Dra. Christina Maslach, psicóloga social de la Universidad de Stanford, elaboró un cuestionario para interrogar a los empleados de las empresas sobre su grado de satisfacción. Entre sus conclusiones afirma que el desgaste o “burnout” no es un problema de las personas, sino de la estructura de los lugares donde trabajan. Actualmente las empresas están ofreciendo contratos precarios, reestructurando y despidiendo a trabajadores para utilizar servicios externos. Todos estos factores afectan negativamente al trabajador. La falta de reconocimiento del lado humano del trabajo, la demanda de sobreesfuerzo y la frustración profesional provocan estrés, inseguridad, incomprensión, infravaloración y alienación. Subraya que el coste originado por los trabajadores infelices es elevado tanto para ellos como para las organizaciones, ya que los trabajadores desgastados entregan lo mínimo de sí mismos.
La investigadora añade que así como las sillas, teclados de ordenador, ratones y teléfonos están constantemente siendo rediseñados para prevenir lesiones, lo mismo debería hacerse en los aspectos sociales y psicológicos de un entorno de trabajo para evitar el desgaste. Finaliza diciendo que las soluciones pasan por arbitrar los desajustes en ciertas áreas problema con las empresas: una carga de trabajo manejable, obtener un sentimiento de tener control, fomentar el compañerismo y apoyo entre los empleados, confianza  en la justicia de las condiciones de trabajo y valores compartidos.

La situación en España

En nuestro país se está reclamando el reconocimiento oficial del “burnout” como una enfermedad profesional. Para debatir el tema y contribuir al conocimiento del trastorno, el centro I+D de Ergonomía y Prevención de la Universidad Politécnica de Catalunya organizó una jornada sobre el síndrome. El director de la jornada, Pedro Mondelo afirmó que esta patología psiquiátrica se debe principalmente a una negligencia en la organización del trabajo por parte de las empresas. Asimismo, añadió que la deficiente estructuración del horario y las tareas en el trabajo suele producir cuadros de depresión, ansiedad, fatiga crónica, trastornos del sueño, frustración y el desarrollo de actitudes pesimistas.
Es una enfermedad  que afecta a los profesionales cuya labor está basada en la relación con otras personas, ya sean clientes, pacientes, alumnos o personal de la empresa al mismo u otro nivel jerárquico. Por eso los más aquejados suelen ser los profesores, con el 30% de bajas laborales por motivos psicológicos, personal sanitario, asistentes sociales y enfermeros. En el ámbito jurídico se considera la principal psicopatología laboral. La población de más riesgo parece ser aquella cuya profesión es más vocacional.

La relación entre “mobbing” y síndrome de “burnout”.

El concepto de “mobbing” corresponde a lo que en castellano se llama acoso moral u hostigamiento. La presencia de acoso moral muchas veces puede conducir al síndrome de estar quemado. Por ejemplo, en las empresas donde se están reestructurando departamentos y fusionando oficinas los trabajadores deben ser desplazados con frecuencia. Muchos se ven forzados a cambiar de método de trabajo y aprender otras habilidades. Por eso corren más riesgo de ser minusvalorados por los nuevos compañeros y  jefes, recibiendo una comunicación hostil sistemática. Pueden llegar a decirles eufemísticamente que no dan el perfil, que no cumplen los objetivos, han de soportar amenazas de ser trasladados y por último se les hace pensar que ellos mismos son los culpables de su situación. Durante el período de acoso, el empleado suele callar, está confuso, siente ansiedad y puede llegar a deprimirse. Se le da poca información, se minusvaloran sus capacidades, se pone énfasis en sus puntos débiles y finalmente se le aísla. El acoso moral afecta a 750.000 trabajadores, es decir el 5% de los asalariados, según resultados de una encuesta publicada  en el diario  El País del 13 de abril de 2001. El perfil de las personas afectadas por ambas situaciones suele ser el de una persona optimista, entregada al trabajo en exceso, con alto nivel ético, honrada, con sentido de la justicia, independiente y con iniciativas.

 

Recuadro
Características del síndrome.

Agotamiento emocional: Supone la sensación de estar vacío de recursos personales, además de la percepción de no tener nada que ofrecer psicológicamente a los demás.
Despersonalización: Consiste en el desarrollo de una actitud negativa e insensible hacia las personas con quién se trabaja.
Carencia de realización personal: Sentir que los logros profesionales quedan por debajo de las expectativas personales y atribuirse una autovaloración negativa.
Pérdida de la vocación: Por las limitaciones de la infraestructura o la manera en que la autoridad considera los valores profesionales.

Recuadro
Diferencias con el estrés

Es de manifestación lenta y suele hacerse crónico.
No se produce por sobrecarga de trabajo o falta de tiempo.
No se supera con el descanso.
Afecta a personas implicadas en su trabajo y previamente muy motivadas.
La manifestación es más mental que física. Se pierde el estímulo por el trabajo.

Recuadro
Causas debidas al contexto laboral.

Cantidad de trabajo: Demasiada carga de trabajo y poco tiempo y recursos que exigen un esfuerzo por encima de la propia capacidad.
Control: Una organización rígida o caótica en el entorno laboral que impide la realización de los proyectos del trabajador.
Recompensa: Un sueldo escaso, la ausencia de estímulos en forma de reconocimiento. No valoración del trabajo.
Compañerismo: Tensiones con compañeros y jefes. Retirada de apoyo personal cuando el trabajador se siente aislado de los colegas.
Injusticia: Reparto desigual del trabajo, remuneración injusta, manejo ineficiente por parte de la empresa de las evaluaciones y promociones, atención diferencial a las demandas de los trabajadores. Esto conduce a desconfianza, deslealtad y cinismo en el profesional.
Valores: La empresa exige que el empleado realice tareas que no son éticas o que chocan con sus valores personales. O no actúa de la forma que predica, creando conflictos de valores a sus trabajadores. Esto lleva a que estos se sientan mal consigo mismos.

Recuadro
Manifestaciones físicas y psíquicas.
En lo físico
Cansancio
Dolores de espalda.
Accidentes.
Mayor tendencia a enfermar: procesos gripales, trastornos gastrointestinales.
Trastornos del sueño.
En lo psíquico.
Sentimiento de desamparo.
Falta de esperanza.
Vacío emocional.
Actitud pesimista ante la vida, el trabajo y las personas.
Baja autoestima.
Sentimientos de inferioridad e incompetencia.
Pérdida de interés y ganas, sentimiento de depresión.
Pérdida de interés por la vida.

Test
¿Estás en riesgo de quemarte?
Elige la respuesta que mejor encaje con tu situación.
¿Agotado o energizado?
a. Me siento extenuado, agotado, incapaz de descansar y recuperarme.
b.  Me siento con energía, alerta, fuerte y lleno de recursos.

2. ¿Cínico o involucrado?
a. Estoy tratando de hacer lo mínimo en mi trabajo.
b. Intento dar lo mejor de mí en el trabajo.

3. ¿Eficaz o ineficaz?
a. Mis esfuerzos son inútiles y recibo pocas recompensas.
Mis esfuerzos valen la pena y logro muchos resultados.

4. ¿Equilibrado o desequilibrado?
a. Tengo que sacrificar mi vida familiar por el trabajo.
b. Compagino bien la exigencia laboral con mi  vida familiar.

5. ¿Parado o en movimiento?
a. Estoy en un trabajo sin futuro.         
b. Mi trabajo me puede conducir a una carrera productiva.

6. ¿Trivial o valorado?
a. Mi trabajo no tiene relevancia.
b. Estoy orgulloso de la contribución de mi trabajo.

7. ¿Aislado o conectado?
a. No tengo buena relación con mis compañeros de trabajo.
b. Formo parte de un buen equipo en el trabajo.

Si has elegido más respuesta (a) que (b), podrías estar en riesgo de quemarte.

 

 

Nuevo Libro


Atención Plena: Elimina el malestar emocional provocado por la multitarea y la dispersión mental
Ver más

Para comprar fuera de España, ver más.

Isabel Larraburu

¿Quién está en línea?

Tenemos 26 invitados conectado

Terapia en:

  • Español Español
  • Catala Català
  • English English
  • Français Français
  • Portugues Português

Sitios amigos

Doctoralia.es

You are here  : Home Artículos Estrés Quemados. Burnout. Magazine La Vanguardia.

DESTACADOS

  • In english. En français. Em português. En català. En castellano.
  • Revista WEB

    Mi amigo era un psiquiatra “ high achiever”, aquél que siempre se ponía el listón más alto para poder disfrutar superándolo. Obsesivo y perfeccionista, condiciones que hasta la fecha le habían hecho actuar bastante correctamente y controlar todas las situaciones de modo exhaustivo. Por supuesto tenía un super CV , las mejores notas, y todos los triunfos académicos y profesionales esperables para alguien de su edad.