Isabel Larraburu

Inteligencia Emocional
Quiero olvidar. I want to forget. PDF Imprimir E-mail

En el rincón de los deseos humanos hay uno que todos compartimos. Olvidar a placer los hechos o personas que nos han causado sufrimiento.Apartar a voluntad el recuerdo que maldecimos para aquietar el dolor que penetra nuestro presente. La íntima esperanza sería gozar de una memoria selectiva, de una capacidad de olvidar deliberadamente.

En realidad, el pasado acaba convirtiéndose en una construcción subjetiva de conceptos, una película de gran imaginación creativa que rellena las lagunas que surgen a base de embellecedoras florituras o sobrecargada victimización. ¿Merece el pasado tanto crédito como para permitirle que nos persiga hasta el presente siendo que es, a fin de cuentas, la resultante de una mejor o peor memoria, aderezada con juicios personales, miedo, culpa y lo que “debería haber sido y no fue”? ¿Tanto poder hay que adjudicarle al pasado? ¿Realmente habrá que hacer esfuerzos para recordar? ¿Para qué recordar? ¿Cómo podemos saber si lo que recordamos es real? ¿Cómo saber si no son falsos los recuerdos? ¿No sería mejor vivir con plenitud el presente y tratar de olvidar tristes evocaciones? Estas preguntas están causando controversia entre los estudiosos de la psicología y la neurología.
Leer más...
 
¿Controlas o vives la vida? Ultimo artículo en Magazine. La Vanguardia. PDF Imprimir E-mail
http://magazinedigital.com/salud/psicologia/reportaje/cat_id/60
 
Perdonar, un regalo para uno mismo. PDF Imprimir E-mail
Con el fin de organizar una de esas cenas nostálgicas que promueven antiguos alumnos, la  animosa organizadora del evento tuvo que contactar a cada uno para confirmar su asistencia. Al hablar con una persona que no veía desde hacía 30 años, ésta le dio a conocer que aún estaba dolida por algo que le había hecho el colectivo en cuestión y, con tono desangelado le comunicó que no pensaba acudir. La voluntaria aún se pregunta consternada: “¿Los agravios nunca prescriben?”.
Leer más...
 
L'emoció al poder PDF Imprimir E-mail

El Gestor

Fins fa molt poc, pensar que un gerent d’empresa havia de tenir emocions i sentiments i, a més a més, expressar-los, era quasi impensable. De fet l’expressió de sentiments més acceptada socialment en un gerent sería l’enuig i el descontent. Actualment, un directiu que no sápiga controlar les seves emocions i utilitzar-les en benefici de la seva empresa, es considera pràcticament un incompetent. 

Leer más...
 
Malestar vital PDF Imprimir E-mail

Magazine La Vanguardia

El escenario al que hemos venido a parar se despliega implacable, vertiginoso y cambiante. Sin asomo de piedad, va dejando atrás a todos aquellos que no alcanzan a coger el paso. Las vicisitudes personales en seguidilla (cambios de empleo, de pareja, prejubilaciones, subidas del tipo de interés) exigen de las personas rapidez de reflejos, flexibilidad, independencia, adaptación, aceptación de lo efímero, capacidad para vivir en la incertidumbre, tolerancia a las frustraciones y muchas otras pericias. Nuestro diario vivir se ha convertido en unas penosísimas oposiciones para conquistar el bienestar y la paz, no digamos la alegría.

Leer más...
 


Nuevo Libro


Atención Plena: Elimina el malestar emocional provocado por la multitarea y la dispersión mental
Ver más

Para comprar fuera de España, ver más.

Isabel Larraburu

¿Quién está en línea?

Tenemos 28 invitados conectado

Terapia en:

  • Español Español
  • Catala Català
  • English English
  • Français Français
  • Portugues Português

Sitios amigos

Doctoralia.es

You are here  : Home Artículos Inteligencia Emocional

DESTACADOS

  • Revista WEB

    Mi amigo era un psiquiatra “ high achiever”, aquél que siempre se ponía el listón más alto para poder disfrutar superándolo. Obsesivo y perfeccionista, condiciones que hasta la fecha le habían hecho actuar bastante correctamente y controlar todas las situaciones de modo exhaustivo. Por supuesto tenía un super CV , las mejores notas, y todos los triunfos académicos y profesionales esperables para alguien de su edad.

  • No publicado

    Nuestra vida está plagada de situaciones en las que se nos pasaron por alto detalles tan obvios que nos tuvimos que cuestionar para nuestros adentros si somos un poco lerdos o simplemente son los primeros síntomas de una enfermedad deteriorante. En otras ocasiones nos ocurre aquello tan típico de  solo fijarnos en cosas que casualmente nos ocupan la mente o nos preocupan.