Isabel Larraburu

Ser psicólogo de uno mismo. PDF Imprimir E-mail

Magazine La Vanguardia

Trabajamos como autómatas durante la semana y nos divertimos como autómatas el fin de semana. No hay más que ver a los “joggers” que nos adelantan por el camino del bosque. Avanzan de la misma manera en que viven: agonía en el semblante, persiguiendo objetivos lejanos, sin mirar dónde pisan y perdiéndose los detalles del camino.

Lo curioso es que, aunque todos estamos en el mismo barco, uno de los temas más recurrentes en nuestras conversaciones es: “¡Cómo está pirada la gente!”. ¿Será que solo vemos la paja en el ojo ajeno? El conocido psicólogo Arnold Lazarus, autor de 16 libros sobre psicología cognitiva sugiere que muchos problemas emocionales provienen de patrones aprendidos de los padres, profesores, amigos y medios de comunicación y que, como tales pueden desaprenderse. Añade que gran parte del malestar emocional se debe a 10 errores comunes. Como de todos es sabido que un problema bien definido es un problema medio resuelto, nos conviene identificarlos cuánto antes.

Conceptos que generan malestar emocional.

Exigencia y perfeccionismo desbordado.
Estar sometido a la tiranía de los “debería”: “Debería hacer esto o lo otro”. O “los demás deberían”. El primer caso puede crear sentimientos de culpa exagerados en uno mismo y el segundo, rabia y frustración hacia los otros.
No decir lo que hay que decir y decir lo que no se debe.
Conviene decir lo que se siente en el mismo momento. No dejar que aumente la presión interna. Decir las cosas de modo sosegado, con respeto y directamente. Ser claro y conciso (asertivo), pero no agresivo. Hacer juicios.
Aún cuando es habitual enjuiciar y formar opiniones, como por ejemplo, tal persona es callada, se pueden obviar las conclusiones precipitadas de estas etiquetas como “es callada porque no tiene nada que decir”. Aprender a hacer “presunción de inocencia.”
Temor a cometer errores.
Una de las mejores maneras de aprender es cometer errores. Estos proporcionan información valiosa y revelan áreas de crecimiento. Las personas que cometen fallos son más cercanas a los demás y hasta pueden provocar simpatía. La mejor opción en este caso es reírse de los fallos en lugar de disimular. Con eso se puede uno liberar de la presión de ser “descubierto”.
Incapacidad de relajarse y divertirse.
La relajación no significa pereza y hasta puede alargar la vida. El humor y la recreación son tan necesarios como el sueño ya que restauran el equilibrio. La risa es un tonificante físico y psíquico. Estimula varios centros cerebrales, eleva nuestra tolerancia al dolor y fortalece nuestro sistema inmune. Es un antídoto contra el estrés.
No responsabilizarse de las propias acciones.
Se hace por temor a parecer débil o imperfecto. Hacerse cargo de las propias decisiones y acciones, aunque sean equivocadas, nos confiere poder. Culpar a los demás y sentirse la “víctima de las circunstancias” es una posición de debilidad que impide ser el ingeniero de la propia vida. Saber ser el responsable de lo que se hace y de lo que se siente significa sentarse en el asiento del conductor.
Proponerse objetivos no realistas.
Se sabe que una meta no es realista cuando, a pesar de una honesta persistencia, el resultado es mediocre. No es realista pensar que siempre se puede obtener lo que se desea. Existen condicionantes como la genética, las circunstancias sociales y otros factores que determinan nuestros resultados.
No poder olvidar los resentimientos.
Los recuerdos del pasado que causan tristeza y rabia tendrían que ser expresados, resueltos y olvidados si no se quiere que influyan negativamente en nuestro presente.
Incapacidad para tolerar las frustraciones de la vida.
La vida puede ser muy triste si se tiene baja tolerancia a la frustración. Habría que pensar que siempre se gana algo o se pierde algo. No olvidar que la justicia no existe en el mundo. Es mucho mejor fijarse en lo que se tiene y no en lo que se quiere para lograr la verdadera felicidad.
Pensar de modo pesimista.
El pensamiento negativo puede transformarse en profecía auto-cumplida. Pero el optimismo a ultranza, no realista, puede llevar a grandes desengaños. Quizá sea bueno estar preparado para todo lo que pueda pasar, bueno o malo. Ser conscientes de que la forma en que se piensa, el patrón de pensamiento, es la manera de cuidarse a uno mismo psicológicamente. Este patrón puede generar seres deprimidos, frustrados, rabiosos, culpables o tímidos. Lazarus llama “obstáculos mentales” a estos errores comunes y anima a que cada uno sepa definir y redefinir las ideas que mantienen su malestar emocional.

 

Nuevo Libro


Atención Plena: Elimina el malestar emocional provocado por la multitarea y la dispersión mental
Ver más

Para comprar fuera de España, ver más.

Isabel Larraburu

¿Quién está en línea?

Tenemos 15 invitados conectado

Terapia en:

  • Español Español
  • Catala Català
  • English English
  • Français Français
  • Portugues Português

Sitios amigos

Doctoralia.es

You are here  : Home Artículos Psicología General Ser psicólogo de uno mismo.

DESTACADOS

  • In english. En français. Em português. En català. En castellano.
  • Revista WEB

    Mi amigo era un psiquiatra “ high achiever”, aquél que siempre se ponía el listón más alto para poder disfrutar superándolo. Obsesivo y perfeccionista, condiciones que hasta la fecha le habían hecho actuar bastante correctamente y controlar todas las situaciones de modo exhaustivo. Por supuesto tenía un super CV , las mejores notas, y todos los triunfos académicos y profesionales esperables para alguien de su edad.