Joom!Fish config error: Default language is inactive!
 
Please check configuration, try to use first active language

Manual de Sexología

Isabel Larraburu

Manual de Sexología PDF Print E-mail
There are no translations available.

Los temas relacionados con la sexualidad humana fueron experimentando un progresivo aumento de su accesibilidad y permisividad en los últimos 40 años, a partir del advenimiento de los anticonceptivos orales.

Esto hizo posible que la mujer fuera adquiriendo un mayor grado de autonomía y capacidad de decisión con relación a su cuerpo, procreación y conductas sexuales. Sin embargo, no es posible decir que la calidad y precisión del conocimiento sobre el funcionamiento sexual hayan estado a la altura de la abrumadora cantidad de información disponible. Podemos observar la lamentable paradoja en el hecho de que nuestros hijos, habiendo presenciado todo tipo de imágenes explícitas del acto sexual, sin restricción ni reserva desde muy temprana edad, por obra de la televisión y el cine, en demasiadas ocasiones no saben a ciencia cierta como colocar(se) un preservativo correctamente. Si nos remontamos a más atrás, los problemas eran distintos. A partir de la “revolución sexual”, cuando la mujer ya disponía de la píldora anticonceptiva, las relaciones sexuales se hicieron más viables y seguras para las mujeres, liberándolas del temor a las consecuencias. Sin embargo, esas mismas mujeres, que eran dueñas de su cuerpo, tuvieron que informarse ellas por su cuenta y riesgo de los pormenores de la sexualidad, sin demasiada ayuda de sus madres, porque el tema sexo no era especialmente discutido en las casas. Por esa razón, tampoco la información fue clara y suficiente para aquella generación.

Nunca es superflua ni innecesaria la información en esta cuestión. Estamos mal absorbiendo un superávit de información, mitología fantasiosa y cinematográfica sobre las relaciones sexuales con una sobre estimulación visual, y, al mismo tiempo abrigamos un gran déficit de conocimientos fiables, desprovistos de eufemismos y tapujos. No son válidos ni creíbles los alegatos de “qué me van a contar a mí, con la de años que salí del cascarón”. Podemos haber sido sexualmente activos desde hace muchos años, pero no cabe duda de que saber y conocer con profundidad una parte instintiva y natural de nuestras vidas que ha sido por tanto tiempo relegada al oscurantismo, puede hacernos sin duda un gran bien. Sobre todo si somos conscientes de que esta constituye una poderosa vía de comunicación y acceso a la intimidad verdadera en una pareja.

Creemos que en este manual no dejamos de lado ningún aspecto importante. Abordamos los mecanismos psicológicos de la atracción y el enamoramiento en el punto 1, en el punto 2 describimos de manera clara y comprensible la respuesta sexual del hombre y de la mujer, sus fases y aspectos psicofisiológicos.
Dedicamos el apartado 3 a la masturbación, conducta proscrita y objeto de las más escalofriantes maldiciones por parte de la sociedad y de las religiones.
El punto 4 versa sobre el papel de las fantasías sexuales, otro de los famosos temas tabú que han provocado tantos sentimientos de culpa y sus efectos enriquecedores para las relaciones sexuales. Proporcionamos sugerencias para aumentar el placer mutuo en el punto 5 y pasamos descriptivamente por las etapas de la sexualidad y sus características propias en el punto 6. Comentamos, asimismo, las causas posibles y manifestaciones de la homosexualidad, punto 7, las disfunciones sexuales, punto 8, sus soluciones, punto 9, para finalizar en el punto 10 con pautas para la educación sexual de los hijos.

01. Atracción Sexual y Enamoramiento

02. La respuesta sexual. Hombres y mujeres
03. La masturbación
04. Fantasías Sexuales
05. Cómo Mejorar las relaciones sexuales
06. El sexo en las diferentes etapas de la vida
07. La Homosexualidad
08. Cuando hay problemas... Disfunciones sexuales en el hombre
09. ... Hay que encontrar soluciones
10. La educación sexual de los hijos

01. Atracción Sexual y Enamoramiento La belleza está en el ojo del observador.

Dos amigas entran al bar y una de ellas observa al chico de la barra con delectación. Comenta a su amiga: ¡Observa ese “bellezo”! La amiga, intrigada, no entiende nada y le pregunta: ¿de quién estás hablando? ¿ De ése de las orejas de Dumbo y las piernas de vaquero? La primera al principio se siente contrariada, pero al poco rato piensa: ” ¡menos mal que a ella no le gusta! Todo para mí.”
Y así es en realidad la vida. La belleza se encuentra en el ojo del observador, ¡a Dios gracias! Dejando aparte aquellas personas que llamaríamos “objetivamente guapas”, que desafían el consenso general, el resto de nosotros,“los normales”, siempre tenemos a alguien a quién gustamos y también siempre tenemos a alguien que nos gusta solo a nosotros. Es bien cierto el dicho de que “siempre hay un roto para un descosido”.
La percepción humana está influida por nuestras expectativas, vivencias pasadas, carencias e insuficiencias y muchas otras cosas que forman finalmente nuestros gustos y necesidades. En la atracción interpersonal, todos estos elementos representan su papel.
En las culturas donde se fomentan las relaciones voluntarias como la nuestra, a diferencia de aquellas donde las parejas se forman por motivaciones grupales, la atracción es el principio de todo. A pesar de que se cree que la atracción tiene connotaciones mágicas y misteriosas, los psicólogos sociales la tienen muy bien estudiada. La atracción está determinada por ciertas reglas que se producen con regularidad.

Las causas de la atracción sexual.
1. Razones personales. En primer lugar, el caldo de cultivo para sentirse atraído por alguien es, sin duda, la situación de disponibilidad. Esto puede influir grandemente en que una persona se fije en otra como posible pareja sexual. Por otra parte, una circunstancia favorecedora para que se dé la atracción es el estado anímico y las características de la personalidad. Estas pueden ser: la experiencia de soledad y aislamiento por la falta de una relación significativa, la pérdida temporal de autoestima o un deseo intenso de intimidad y pertenencia. Como rasgo de personalidad, un carácter abierto y expresivo puede potenciar la aparición de la atracción.
2. Factores inherentes al otro. La belleza física es, sin duda, el factor más importante para la atracción. Aunque en todos los estudios sobre la interacción humana existe acuerdo en que lo más influyente para la atracción inicial es la belleza, también una gran cantidad de personas afirma que esta no es la razón más importante, ni mucho menos, para tomar la decisión de tener una relación con alguien o casarse. Además, hay que hacer constar que para los hombres la belleza física es más importante que para las mujeres. Para estas, es más importante el estatus social y su capacidad para ganar dinero. Por lo menos esto dicen algunos estudios norteamericanos.
3. Los factores propios del uno y del otro en combinación. Las similitudes en cuanto a características demográficas, como son la edad, la raza, actitudes y valores, apariencia física, y otros aspectos producen la atracción.

La importancia de la similitud en la atracción.
A pesar de que abunda la idea de que los opuestos se atraen, la investigación no confirma esa idea. La realidad es que la similitud conduce a la atracción por diversas razones:
a. Tendemos a interactuar con personas que son similares a nosotros. Compartir intereses crea oportunidades para la interacción. La similitud propicia la interacción, y, cuando las personas interactúan, descubren más similitudes. Esto aumenta la proximidad y ésta, a su vez, induce al agrado.
b. Suponemos que gustaremos a aquellos que son similares a nosotros. Gustar a alguien es una de las razones más poderosas para que nos guste esa persona. Estimula la autoestima y reafirma el propio valor como persona.
c. Las personas similares a nosotros validan nuestras creencias y actitudes. Nos gustan aquellos que son similares a nosotros, pensamos que aquellos que nos gustan son similares a nosotros, y suponemos que gustaremos a las personas que son similares a nosotros.
La razón de que nos gusten las personas con actitudes y creencias similares a las nuestras es que tendemos a considerar nuestras propias características como deseables. Por eso creemos que aquellos que las comparten tienen las actitudes correctas.
En resumen, si dos personas son similares, es más probable que tengan interacciones positivas, crean que se gustan, y se refuercen mutuamente las actitudes y creencias. La interacción, el hecho de gustarse y la similitud se entrelazan para generar atracción.

El enamoramiento
El amor apasionado o enamoramiento está compuesto de deseo sexual, sensación de intensa añoranza por la pareja, sentimientos eufóricos de realización y éxtasis cuando la relación funciona bien, y ansiedad y desesperación cuando esto no es así. Los otros componentes del amor (compromiso, confianza, intimidad y vinculación) están relativamente ausentes. Es posible sentir enamoramiento y adoración por una persona que sabemos que es inadecuada, o que no conocemos muy bien o incluso que no nos gusta mucho.
La pasión es desorganizadora, y está vinculada a una serie de creencias sobre la persona amada y a la motivación para unos tipos específicos de acción. Las creencias, a menudo idealizan a la pareja y las acciones deseadas incluyen la unión sexual y otros tipos de cercanía como tocarse o mirarse largamente. El curso del enamoramiento pasional es vertiginoso y en línea quebrada, ya que presenta picos y valles. Algunas veces, los sentimientos de excitación que identificamos como enamoramiento no tienen nada que ver con la persona amada, sino que vienen dados por otras causas. Por ejemplo, que la persona deseada se parezca a alguien significativo de la vida anterior, o que posea alguna característica muy apreciada de la que el enamorado carece. Las personas que se vinculan afectivamente de manera ansiosa, son más proclives a enamorarse perdidamente, experimentar preocupaciones obsesivas con respecto al amado y sentir los altibajos emocionales que son característicos de la pasión.
Para el psicólogo Sternberg, autor de diversas obras sobre el amor, el intenso y repentino flujo de pasión en el enamoramiento, al comienzo de una relación no es sorprendente puesto que se sabe que lo importante es el atractivo físico en la atracción inicial. Sin embargo, después de unir a las personas, la pasión tiende a disminuir a medida que la relación madura. Los componentes de intimidad y compromiso se desarrollan más lentamente, pero llegan a ser más importantes a través del tiempo, dando a una relación intima duradera un carácter totalmente diferente de la turbulencia y el ardor inicial.
La cápsula del amor.
Los factores que desencadenan el enamoramiento son específicos y personales. Depende de las necesidades psíquicas, preferencias y gustos particulares. El pensamiento sobre el amado y su imagen presiden toda actividad. El enamorado normalmente posee una imagen idealizada del objeto de su deseo. Esta imagen entra en un encuadre positivo donde se destacan solamente los rasgos deseables y se descartan los indeseables sistemáticamente. El marco donde se encuentra el objeto del afecto es absolutamente cerrado y no permite la introducción de elementos perturbadores de la visión positiva. No se aceptan aspectos negativos de ninguna índole. Las consideraciones realistas no pueden atravesar la cápsula del amor.
Todo se activa por características del otro que significan algo importante para la persona. A veces una cualidad que se admira y que hace que la persona se sienta importante, es decir, un logro narcisista, o quizás la aparente fortaleza del otro que proporciona seguridad. Esa cualidad del otro que atrae al apasionado, muchas veces viene a llenar un vacío que se necesita completar, es decir, viene a suplir una carencia.
Características del enamoramiento.
1. Estado personal de carencia o necesidad.
2. Conocimiento parcial e incompleto del amado.
3. Magnificación e idealización de las cualidades positivas del otro.
4. Ocultación sistemática de los defectos y cualidades indeseables.
5. Sensación semejante a la adicción a la droga: estado de embriaguez, placer total, felicidad en presencia del amado y desdicha y vacío total en su ausencia.
6. Imposibilidad de pensar que los sentimientos experimentados pueden ser ilusorios.
7. Expectativas fantasiosas respecto a la relación y a lo que puede aportar la persona amada.
8. Transformación de las cualidades negativas en positivas mediante razonamientos y justificaciones.

Volver

 

 

 

 

 

 

02. La respuesta sexual. Hombres y mujeres

El ciclo de la respuesta sexual consiste en la secuencia de reacciones psicofisiológicas que ocurren durante la excitación sexual.
Los conocidos investigadores del área de la sexualidad humana, William Masters y Virginia Johnson, realizaron sus estudios en la década de los años 50 del siglo pasado. Su objeto de estudio era el funcionamiento del cuerpo humano durante la actividad sexual. Según ellos se pueden definir cuatro estadios desde el principio de la excitación hasta un tiempo después del orgasmo. Estas fases son, en orden, las siguientes:

1. La excitación.
2. La meseta.
3. El orgasmo.
4. La resolución.

Tanto los hombres como las mujeres pasan por todas las etapas, aunque el ritmo es distinto. Sin embargo, a pesar de la regularidad en las reacciones, no hay que olvidar que hay una variedad inmensa entre las personas en cuanto al tiempo que se necesita para cada fase, y en cómo cada persona reacciona.
La excitación
La primera fase del ciclo de respuesta sexual se llama excitación. En las mujeres se manifiesta mediante la lubricación vaginal. Suele presentarse después de 10 a 30 segundos de estimulación sexual. La lubricación permite una mejor y más placentera introducción del pene. La causa de la lubricación se debe,en parte, al incremento de flujo sanquíneo en los tejidos vaginales. Los pezones se ponen más duros, entran en erección. En el hombre, el pene se endurece hasta cierto punto, respondiendo en cuestión de segundos a la estimulación erótica. Los pezones del hombre también se ponen erectos. Tanto en los hombres como en las mujeres se acelera la frecuencia cardíaca y la respiración. Esta situación puede prolongarse desde algunos minutos hasta muchas horas.
La meseta
La segunda fase del ciclo de la respuesta sexual es la llamada meseta. Los cambios que empezaron a notarse en la primera fase siguen intensificándose durante esta fase hasta el orgasmo. En las mujeres se observa en un agrandamiento del tercio exterior de la vagina a causa de la hinchazón que ocurre por la afluencia de sangre. El color de las paredes vaginales se vuelve más oscuro. Las paredes vaginales se alargan y se alisan. El clítoris se retrae evitando de este modo el frotamiento directo del pene. En los hombres los testículos se elevan hacia el escroto. Tanto en hombres como en mujeres, sigue acelerándose la respiración y la frecuencia cardíaca al mismo tiempo que sube la presión arterial. Pueden presentarse espasmos musculares tanto en los pies, como en la cara y en las manos. La tensión muscular se eleva hasta la fase siguiente.
El orgasmo
La fase orgásmica es la tercera del ciclo. Tal como su nombre indica, consiste en la culminación del proceso. Es la más breve de las tres reacciones descritas ya que suele durar apenas unos segundos.El orgasmo en la mujer consiste en una serie de contracciones musculares en el tercio inferior de la vagina. El inicio de las contracciones es la parte más intensa y se presentan unas 4 o 5 contracciones en el período de 1 segundo. Poco después se van espaciando y atenuando en intensidad. El útero también experimenta contracciones que van de arriba abajo, cerca del cuello uterino, durante el orgasmo.
Los hombres , por su parte, también experimentan contracciones en el pene durante la fase del orgasmo. El orgasmo masculinos se presenta en dos etapas. En primer lugar, la fase de emisión que consiste en una pequeña secreción de fluído seminal. En este punto el hombre puede tener la sensación de que el orgasmo es inminente. Es un punto sin retorno, nada puede evitar el desenlace orgásmico después de este punto. La segunda parte es la fase de expulsión. El semen es eyaculado desde el pene en este momento. Tanto en los hombres como en las mujeres, la frecuencia cardíaca y respiratoria así como la presión arterial llegan a su punto más elevado.En la piel se puede experimentar un “rubor sexual” a lo largo de todo el cuerpo, aunque también se puede sentir en fases anteriores.
La resolución
Después del orgasmo el cuerpo lentamente se recupera hacia sus niveles de funcionamiento normales y la anatomía vuelve a su tamaño y color anteriores. Habitualmente este proceso es más demorado en las mujeres que en los hombres. Sin embargo, también sucede que algunas mujeres pueden responder con múltiples orgasmos si tienen la estimulación sexual adecuada. Los hombres, por su parte, requieren de un período refractario que se produce en la fase de resolución, en el cual es imposible volver a tener otro orgasmo hasta pasado cierto tiempo. La cantidad de tiempo necesario para el período refractario es variable entre los hombres.
La variación es la regla
Así, los hombres alcanzan el orgasmo en primer lugar durante el coito. La mujeres pueden necesitar hasta 15 minutos para alcanzar el orgasmo, lo cual hace que el orgasmo simultáneo sea algo infrecuente. Es muy importante que se tenga en cuenta que esta es una descripción de lo que sucede en general y que existe mucha variación entre los individuos. Con distintos tipos de estimulación y técnicas determinadas, el hombre puede lograr tener un ciclo más prolongado y las mujeres pueden llegar antes al orgasmo. Por esta razón, hay que ser conscientes de la diferencia en el ritmo de los ciclos de la pareja para entender el cuerpo del otro así como sus deseos y necesidades de un modo más completo.

03. La masturbación

Innata y natural
A pesar de los todos los intentos históricos de convencernos de lo contrario, no existe nada que no sea natural con relación a la masturbación. Las personas nacen con todo el equipamiento. Los niños, a pesar de no tener información al respecto, la realizan como si la hubieran hecho toda la vida. Se tocan los genitales porque les causa placer al igual que se rascan cuando algo les pica.
En lugar de negarles a los niños ese placer, sería mucho más saludable enseñarles a discriminar entre las cosas que se deben hacer en privado, como hacer caca o pipi, y las cosas que se pueden hacer en público. Sin embargo, hasta el más bienintencionado de los padres tiende a proyectar sus propias vergüenza e incomodidad a los niños hasta que ellos aprenden a asociar la masturbación con algo feo.
Nuestros antepasados nos dejaron como herencia la desinformación, la culpa y otras actitudes temerosas del placer relacionadas con la masturbación.
Si aún hay gente que cree que la masturbación no es un hecho natural, habrá que recordarles que en el año 1972 la Asociación Médica Americana declaró la masturbación una actividad sexual normal.
Sus beneficios
La auto exploración permite conocer la propia anatomía, sensibilidad y capacidad de respuesta. Como la sexualidad de cada persona es distinta, mediante la masturbación se puede llegar a saber qué tipo de estimulación provoca más placer y dónde. Con este conocimiento es posible explorarse y experimentar sexualmente tanto en solitario como en pareja.
Si se dispone de un implemento o juguete sexual, la utilización previa en soledad aumenta las posibilidades de satisfacción también con la pareja. Cuando se utiliza a solas, el juguete permite controlar la presión y el ritmo de la masturbación. Cuando la persona conoce sus respuestas y reacciones, la ansiedad ante las relaciones sexuales disminuye y de paso logra mucha más soltura.
Después de tantas amenazas que hemos oído contra la salud con referencia a la masturbación, es casi novedoso hablar de sus beneficios. Pero la realidad es que existen muchos. La masturbación puede disminuir los niveles de estrés y tensión, ayudar a dormir, aliviar los dolores menstruales y mantener los músculos pélvicos tonificados. También es un buen ejercicio cardiovascular. En cuanto a la salud mental, esta puede contribuir a incrementar la autoestima y la auto confianza al permitir que la propia persona sea la responsable de sus necesidades sexuales. Por otra parte, sin importar la edad ni si se tiene pareja o no, se puede permanecer sexualmente activo a lo largo de toda la vida.
No es infrecuente que los terapeutas recomendemos la masturbación con el fin de ayudar a las personas a romper algunas barreras o a solucionar algunas disfunciones sexuales. A las mujeres con dificultades orgásmicas se les aconseja la masturbación regular con el fin de experimentar con varios tipos de estimulación conservando su propio ritmo de respuesta sexual.
A los hombres con eyaculación precoz o dificultades de erección también se les aconseja recurrir a unas determinadas variantes masturbatorias. Lo comentaremos en el punto 8.

En resumen, los beneficios de la masturbación son los siguientes:
- Conocimiento de la propia anatomía y respuesta sexual.
- Saber dónde se experimenta más placer y cómo.
- Aumento de la satisfacción en la relación con la pareja.
- Aumento de la desinhibición e incremento de la autoestima.
- Reducción de la tensión y del estrés.
- Ayuda para conciliar el sueño.
- Mejoría del dolor menstrual.
- Tonificación de los músculos pélvicos.
- Responsabilidad sobre las propias necesidades sexuales.
- Actividad sexual durante toda la vida.
- Mejoría de la anorgasmia y de la eyaculación precoz.

Manual de instrucciones para mujeres
Las mujeres poseen una gran variedad de puntos potencialmente estimulables que pueden producir placer sexual. Estos puntos no se encuentran exclusivamente en sus genitales. Para una descripción más gráfica y detallada de los procedimientos femeninos de masturbación, vamos a referirnos a:
1. La estimulación clitorídea/vaginal.
Con la mano y los dedos: Usar las manos y los dedos para frotar, acariciar y presionar el clítoris. A veces la estimulación directa del clítoris puede ser demasiado intensa por lo que se aconseja hacerla alrededor o cerca del clítoris. También se puede usar un pañuelo entre la mano y el clítoris. :
- Restregar con la palma de una mano el clítoris e insertar los dedos de la otra mano en la vagina.
- Rodear el clítoris entre el índice y el pulgar.
- Utilizar aceite de bebés y masajear el clítoris con dos dedos hasta que se ponga erecto. Al mismo tiempo, introducir un vibrador en la vagina.
- Usar el dedo medio y masajear el clítoris solo del lado derecho, Después ir al lado izquierdo. Siempre hay un lado más sensible.
- Acostada con las piernas muy cerradas, hacer cosquillas al clítoris con un dedo ligeramente doblado.
Con agua: Se usa el teléfono de la ducha y se va alternando el chorro de agua de regular a fuerte. Hay que tener cuidado de no lanzar un chorro demasiado fuerte al interior de la vagina porque puede ser perjudicial.
- Durante la ducha seleccionar un chorro regular de agua y situarlo delante del clítoris.
- Situarse debajo del grifo del agua en la bañera, recibiendo el agua directamente en el clítoris.
- Tapar el grifo con el dedo pulgar de modo que se pueda controlar el flujo de agua sobre el clítoris.
Con almohadones y muebles:
- Situarse boca abajo y moverse frotándose contra algún objeto para estimular el clítoris.
- En el brazo de un sofá. Frotarse y de vez en cuando levantar los pies del suelo. Produce la sensación de estar volando.
- Cabalgar sobre la almohada.
Con vibradores. Los vibradores se usan, sobre todo, para la estimulación clitorídea, aunque algunas mujeres utilizan estos aparatos con pilas o eléctricos para la estimulación vaginal y anal.
- Vibración directa. Acostada en la cama, con música inspiradora, masajear con aceites aromáticos, tocándose los pezones y colocando el vibrador directamente en el clítoris.
- Situarse encima del vibrador, mientras se golpean las nalgas.
- Penetración. Con rápidos movimientos, mientras se juega con los pezones.
2. La estimulación del punto G. La introducción de un vibrador en la vagina puede ayudar a localizar y estimular el punto G y produce una sensación de plenitud. Se puede realizar exclusivamente o en combinación con la estimulación anal y/o vaginal. Se puede encontrar el punto G con los dedos, pero es difícil lograr una adecuada estimulación a través de la masturbación manual. Se encuentra en la pared vaginal que está situada detrás del vello púbico, a 1 ó 2 centímetros de la entrada.
3. La estimulación anal. El ano es muy sensible al tacto. Existen muchas mujeres que disfrutan de la estimulación en esta área durante la masturbación o en el juego previo con un compañero/a. Se pueden usar los dedos, o juguetes para el ano en combinación o no con la estimulación clitorídea o vaginal. Es conveniente utilizar mucho lubricante.

Manual de instrucciones para hombres
Si bien el hombre tiene sus rincones de placer más circunscritos a la zona genital, existe gran variedad de prácticas masturbatorias para el hombre. Dos de ellas se utilizan en el tratamiento de la eyaculación precoz y de la disfunción eréctil.
A parte de la manera más clásica de estimular el pene con lubricante o saliva y mover la mano de abajo arriba, algunos hombres prefieren rodear la cabeza del pene a cada movimiento o combinarlo con toques en los testículos. También es posible utilizar un pañuelo para realizar los movimientos.
El hombre puede estimularse mediante el pene, el ano y la próstata.
1. La estimulación peneana.
- Estando sentado, tirar de los testículos mientras se acaricia el pene suavemente.
- Apoyado en el cabezal de la cama, aplicarse loción o leche hidratante. Después usar una mano para acariciar el pene y el glande y la otra mano para frotar el área hacia los testículos.
- Abrazar el pene con el pulgar y dos dedos de cada mano y mover de abajo arriba hasta terminar.
- Recoger los testículos con una mano y mover el pene de arriba abajo con la otra. Variar el ritmo hasta llegar a punto de orgasmo para interrumpir y volver a empezar hasta aproximarse al orgasmo. Hacerlo varias veces antes de terminar. Se puede presionar los testículos al terminar.
- Utilizar la mano entera para estimular el pene y tratar de esperar hasta una hora antes de eyacular.
- Darse pequeños golpes en el pene de adelante atrás entre las dos manos o contra el estómago.
- Estando en la cama, poner una almohada entre el estómago y el pene y después presionar entre la almohada y las sábanas.
- Aplicarse abundante lubricante en la mano, apretar el pene e intentar simular la sensación de una vagina húmeda.
Con el vibrador: Existen vibradores de diversos tipos para hombres tanto para la estimulación peneana como para la anal: mangas vibradoras, y otros.
- Deslizar el vibrador a lo largo del pene.
- Insertar un juguete anal en el ano mientras se estimula el pene con la otra mano o con otro vibrador.
2. Estimulación anal y prostática. El ano es sumamente sensible y puede ser estimulado insertando los dedos o un juguete sexual para el ano. Muchos hombres pueden disfrutar de la estimulación en esta área durante la masturbación o con una compañera/o. Se puede combinar o no con la estimulación peneana.
- Estirar el pene lentamente, manteniendo la excitación a bajo nivel durante aproximadamente una hora. El orgasmo en esas sesiones suele ser muy intenso. Este tipo de masturbación se acompaña habitualmente de la inserción de uno o dos dedos en el ano hasta llegar al clímax.

Volver

 

 

 

 

 

 

 

04. Fantasías Sexuales

Hombres y mujeres son distintos en relación a sus fantasías. En los hombres, estas van asociadas con frecuencia a la masturbación y se presentan con mucha más abundancia que en las mujeres. Como los hombres tienen más desarrollado el aspecto visual del cerebro, tienden a elaborar imágenes gráficas del cuerpo femenino o a pensar que la mujer lo está observando y admirando. También evocan situaciones en que la están seduciendo y, con frecuencia, que ella está siendo seducida por él. Para el hombre el proceso de la fantasía es básicamente genital y se acompaña de imágenes visuales explícitas.
Por su parte, la mujer cuyo cerebro es privilegiado en el área del lenguaje, suele fantasear menos gráficamente en general. Las que lo hacen no se centran necesariamente en los genitales y tienden a construirse historias romántico / eróticas cargadas de emociones. Pueden incorporar, asimismo, recuerdos olfativos y sonoros.

Los beneficios de las fantasías.
Las fantasías estimulan el deseo sexual, prolongan la excitación, intensifican la experiencia sexual, desencadenan orgasmos y preservan los recuerdos. A medida que la vida cotidiana va imponiendo la rutina, los momentos de excitación no asoman tan espontáneamente como al principio de la relación. Las fantasías, en este caso, pueden contribuir a la anticipación de la excitación.

Para auto inducirse el deseo:
- El sexo se inicia en el cerebro. Hay que estimularlo.
- Imaginar lo que se va a experimentar y lo que la persona querría sentir.
- Anticipar lo que cada uno va a dar y recibir.
- Recordar la primera vez ,aunque sin la ansiedad inicial.
- Evocar sensaciones de placer que se han sentido y los momentos más intensos.
- Rememorar el calor de la pareja, la suavidad de la piel, y el tacto de la caricia.
- Revivir su expresión de placer y sus sonidos, así como el aroma de la excitación.
La pareja puede ir excitándose mutuamente a lo largo del día, con una llamada telefónica seductora y prometedora de modo que el otro vaya usando su imaginación.

Cómo saber si una fantasía puede ser dañina para la relación.
Cabría hacerse las siguientes preguntas:
- ¿La fantasía me empuja a un comportamiento arriesgado o peligroso?
- ¿La fantasía me provoca descontrol?
- ¿El contenido de la fantasía es repulsivo o perturbador?
- ¿La fantasía baja mi auto estima y me impide aceptarme a mi mismo?
- ¿Me distancia de mi pareja en la vida real?
- ¿Puede dañar a mi pareja o a alguien más?
- ¿Origina problemas sexuales?

Las fantasías sexuales más frecuentes.
- Sexo en el lugar de trabajo.
- En el ascensor.
- Con alguien que viene a arreglar algo en la casa.
- Entre estudiante y profesor.
- Entre paciente y médico o enfermera.
- En público.
- Con muchos compañeros.
- En un lugar donde pueda ser sorprendido.
- Al aire libre.
- Ser tomada en contra de su voluntad, ser sumisa y dominada.
- Ser dominante.
- Con una prostituta.
- Fingir ser una prostituta.
- Con una virgen.
- Fingir ser inexperta o actuar como una virgen.
- Con alguien inapropiado, como un miembro de la iglesia.
- Con alguien famoso.
- Usar posiciones o experimentar actos que la persona no realiza en la vida real.
- Vestir ropa propia del sexo contrario

05. Cómo Mejorar las relaciones sexuales

Ejercitar el músculo pubococcígeo (PC).
El músculo pubococcígeo está directamente relacionado con la duración y profundidad de los orgasmos. Es conveniente mantener este músculo en forma de forma constante. El ejercicio se puede hacer en todas partes, trabajo, una conferencia, en la clase, o en una cena. Tener en forma este músculo no solo favorece a la mujer, que logra tener una mayor respuesta al placer, sino que incrementa la estimulación del hombre si se contrae durante el coito. La contracción del músculo provoca la sensación de “abrazar” el pene. Si el hombre lo hace, la mujer puede tener sensaciones de presión en el interior de la vagina y ,a veces, en el Punto G.

Para localizar el músculo y ejercitarlo:
- En el momento de orinar, parar el flujo de la orina a la mitad. El músculo que se contrae cuando se interrumpe la orina es el músculo PC.
- Contraer el músculo y contar hasta 5. Repetir diez veces.
- Apretar y soltar diez veces deprisa. Repetir tres veces.
- Apretar y esperar todo lo que se pueda.
- En la mujer, estrechar mientras se coloca el dedo dentro del canal vaginal.

El masaje erótico
Como su nombre indica, no es un masaje terapéutico, a pesar de que puede tener cualidades terapéuticas. Su objetivo no es la terapia muscular. Dar o recibir un masaje erótico puede ser una de las formas más gratificantes de precalentamiento. También es una técnica que toma su tiempo. Por eso no es muy aconsejable si se anda corto de tiempo.
Para empezar, hay que asegurarse de que ambos se encuentren cómodos y relajados. Aunque no van a estar relajados durante mucho tiempo, sí conviene empezar relajados. El objetivo del masaje es la excitación, pero la idea es sentir todas las sensaciones de comienzo a fin.

- Tratar de evitar, por lo menos al principio, las zonas erógenas típicas.
Hacer que todo el cuerpo del compañero sea una zona erógena. Acariciar lugares que nunca se tocaron antes con intención sexual.
- Variar el toque.
Empezar con un roce suave con el dedo, para después cambiar por una caricia fuerte hasta llegar a arañar con las uñas.
- Utilizar todas las herramientas posibles del propio cuerpo. La lengua, el aliento o el pelo. Las sensaciones más placenteras para el compañero serán las que menos espera.
- Hacerlo al azar.
No es necesario cubrir el área A, después el área B y después la C de forma estructurada. No olvidar que lo inesperado es lo que produce el placer.
- Usar la regla de oro.
Haz a tu compañero lo que crees que te gustaría a ti.

Sexo en público
El sexo se parece bastante a la comida. Da igual si se trata de una exquisitez o pan con mantequilla. La comida siempre sabe mejor si se tiene hambre. La anticipación prolongada en un estado de excitación aumenta el placer exponencialmente. En demasiadas ocasiones, los encuentros sexuales son como la comida basura. Rápida y mala.

Cómo excitarse en un lugar público:
- Prepararse para la ocasión.
- No usar medias ni ropa interior.
- Si es posible, llevar un vibrador en el bolso.
- Olvidarse por un momento de lo que es inapropiado.
- Masturbarse en un lugar no convencional. En el salón o la cocina. En el coche o en el autobús.
- Saber que se puede ser sorprendida aumenta la excitación.
- No hace falta llegar a más. A veces con solo un poco es suficiente.
- Postergar el orgasmo.
- No darse ninguna prisa por terminar.
- Pellizcarse el clítoris o los pezones.
- Insertarse unas ”bolitas de placer” orientales en la vagina una o dos horas antes del momento del coito.
- Ponérselas debajo de la mesa del restaurante o de la mesa de trabajo.
- Utilizar las fantasías preferidas.

Consejos para los padres recientes.
Antes de nacer los niños la privacidad sexual era posible en todas partes. Mantener un nivel de intimidad intacto cuando los niños están por la casa es todo un desafío para los padres de niños pequeños. Es muy recomendable construir un cerco protector para rodear el terreno dónde el juego sexual es posible. Estas son las recomendaciones:
- Poner un pestillo en la puerta de la habitación.
Cuánto antes los niños aprendan a respetar la privacidad de los padres, mejor.
- Utilizar algo que emita un ruido blanco.
Un humidificador, un ventilador o una radio que se pueda poner cerca de la puerta.
- Reservarse un espacio privado cerrado con llave para guardar todo lo que no se desee que vean lo niños.
El diafragma, los preservativos, el lubricante, y todo lo demás.
- Tener ropa de dormir que no sea del tipo papá / mamá.
Para sustituir el pijama de franela cuando convenga.
- Contratar una niñera confiable.
Que esté dispuesta a llevar a los niños a ver el Festival Disney cuando los papás quieran quedarse jugando en casa.
- Tener un presupuesto extra destinado a una noche de hotel.
O un fin de semana sin niños.
- Hacerse mutuamente masajes con aceite aromático.
No dejar de tocarse y acariciarse aunque esto no conduzca al sexo. Romper la dicotomía sexo / no sexo y mantener la conexión física y el afecto.
- No olvidar tomar precauciones si no se pretende tener otro bebé.

06. El sexo en las diferentes etapas de la vida

La sexualidad femenina a lo largo de la vida.

Desde el inicio de la pubertad hasta el final de su vida la mujer puede experimentar subidas y bajadas bruscas en la intensidad del deseo y de la respuesta sexual ya que estos están muy conectados a los cambios hormonales y fisiológicos a los que está permanentemente sometida. La edad afecta de modo distinto la función sexual en hombres y mujeres. El pico de intensidad en la respuesta sexual femenina se presenta hacia finales de los 30 años y principios de los 40, mientras que en los hombres la mayor intensidad se manifiesta al final de la adolescencia.
1. La infancia y la adolescencia.
Antes de la pubertad no suelen existir diferencias demasiado notorias entre niños y niñas en lo referente a exploración y fantasías sexuales. Cuando hombres y mujeres llegan a la adolescencia surge una explosión de interés por los temas sexuales. Sin embargo, el interés en la mujer no está necesariamente focalizado en lograr una relación sexual, quizá por la falta de información y los temores. El hombre, no obstante, suele llegar al orgasmo en casi todas las experiencias coitales. Las adolescentes suelen comentar que los primeros intentos de coito son físicamente incómodos y carentes de sensaciones vaginales placenteras.
Las prácticas masturbatorias no acostumbran a ser tan frecuentes en las chicas adolescentes como lo son en los chicos y esto puede explicar su mayor facilidad y destreza para obtener el orgasmo en sus primeros contactos sexuales. Se sabe que las chicas descubren la masturbación de modo más lento y tardío y que esta suele ocurrir después de las primeras relaciones sexuales completas con chicos y no antes. Por eso es más probable que carezcan de conocimientos sobre su capacidad de respuesta sexual al inicio de su vida sexual. Por otra parte, las chicas pueden tardar más tiempo en sentirse cómodas con su sexualidad debido a los mensajes educativos ambiguos en lo referente a la expresión sexual femenina.
2. La edad adulta
Sexo y embarazo
El embarazo puede producir gran variación en deseo y respuesta sexual, debido a los cambios hormonales y fisiológicos. Es frecuente un incremento en el interés sexual en los primeros meses de la gestación. Esto puede ocurrir por factores psicológicos como la ausencia de temor al embarazo o el acercamiento de la pareja en anticipación al nacimiento de un hijo. La mujer puede experimentar mayor lubricación vaginal así como más sensaciones derivadas de una mayor congestión y riego sanguíneo en los genitales. Sin embargo, esta apetencia puede declinar con el paso de los meses de embarazo.
La fatiga en el final del embarazo y los primeros tiempos del postparto suelen producir un descenso abrupto del deseo sexual. El estado depresivo que habitualmente sigue al parto provoca asimismo desinterés en la actividad sexual. Este estado de cosas puede extenderse varios meses mientras se produce la recuperación física y la adaptación psicológica a la presencia del hijo.
3. La menopausia
Con la llegada de la menopausia los factores relacionales de la mujer con su pareja así como su estado psicológico cobran mayor importancia para su funcionamiento sexual. Si la mujer se encuentra irritable, deprimida e inestable emocionalmente, su apetencia de actividad sexual también estará disminuída. Por el contrario, si no es ese el caso se puede producir un efecto reavivante de la sexualidad. La satisfacción sexual de una mujer menopáusica depende en gran medida de la compleja interacción de los cambios psíquicos y fisicos que le están ocurriendo, así como de su propia interpretación de los hechos.
La mujer mayor de 60 años suele mantener su capacidad de respuesta sexual siempre que tenga un compañero. Puede producirse un lento y gradual declive en el deseo sexual y la lubricación vaginal puede ser más reducirda. Las contracciónes vaginales son menos frecuentes e intensas y en algunas mujeres, dolorosas.
En resumen, parece ser que en el caso de la mujer , a pesar de sufrir muchos más cambios fisiológicos que los hombres durante su vida, estos no le afectan su funcionamiento sexual tanto como al hombre. Se supone que la mujer es más vulnerable a los aspectos psicológicos, culturales y afectivos relacionados con la sexualidad que a los factores físicos asociados. La actividad sexual de la mujer se mantiene mientras tenga un compañero disponible y suele terminarse cuando éste pierde el interés en el sexo. No parece que la práctica masturbatoria se utilice como medio de satisfacer necesidades sexuales en mujeres mayores. ( Malatesta, Chambless,& Pollack, 1983).

07. La Homosexualidad

La orientación sexual se define como la atracción emocional, romántica, sexual y afectiva duraderas hacia otra persona. Es distinta de otros componentes de la sexualidad como son:

- El sexo biológico.
- La identidad sexual ( la sensación psicológica de ser hombre o mujer).
- El género social ( la pertenencia a las normas culturales de la conducta masculina o femenina.)

La orientación sexual se presenta en una gradación continua que va desde la homosexualidad exclusiva hasta la heterosexualidad exclusiva. Entremedio se encuentran varios tipos de bisexualidad. Las personas bisexuales pueden sentir atracción por otras personas tanto de su mismo sexo como del sexo contrario. La orientación sexual es distinta de la conducta sexual porque se refiere a los sentimientos y al auto concepto. La orientación sexual puede expresarse en conductas o no.

Las causas
Hay muchas teorías que explican el origen de la homosexualidad. La mayoría de los investigadores concuerdan en que probablemente es el resultado de una interacción compleja entre el ambiente y factores biológicos. En la mayoría de las personas, la orientación homosexual ya se manifiesta en una edad temprana. Las investigaciones más recientes presentan fuertes evidencias de que factores biológicos como la genética y lo hormonal tienen un importante peso en la sexualidad de las personas.
Existen, por tanto, muchas razones para ser homosexual y estas son distintas para cada persona.
No es posible elegir la orientación sexual voluntariamente. Esta se hace notar en la adolescencia aunque no se tenga ninguna experiencia sexual. Lo que sí se puede elegir es la expresión de la homosexualidad en la conducta.
La homosexualidad no es una enfermedad.
No se recomienda que una persona con orientación homosexual solicite una terapia psicológica para cambiar su orientación por motivos derivados de la presión de la sociedad, la familia o la religión. La Asociación Psicológica Americana se ha pronunciado sobre los efectos dañinos de una terapia con ese fin oponiéndose a la homofobia y declarándose a favor del derecho del paciente a obtener un tratamiento despojado de prejuicios. La homosexualidad no es una enfermedad y no necesita tratamiento porque no se puede modificar. Los homosexuales o bisexuales que buscan ayuda psicológica, muchas veces la necesitan para asumir su orientación , o porque desean aumentar su capacidad para enfrentar el prejuicio a que están sometidos en la sociedad. En tiempos pasados la homosexualidad había sido considerada una enfermedad por parte de la comunidad científica y la sociedad. Pero después de 35 años de investigación , esta misma comunidad reconoció que tanto profesionales como la sociedad se estaban basando en prejuicios ideológicos. En 1973, la Asociación Americana de Psiquiatría retiró la homosexualidad del manual de los trastornos mentales o emocionales. Durante más de 25 años se instó a los profesionales de la salud mental a eliminar el estigma que asocia la homosexualidad a una enfermedad mental. La mayoría de las personas homosexuales o bisexuales va a consultar a los psicólogos por las mismas razones que las heterosexuales.
Mitos y realidades de la homosexualidad.
Estudios que han comparado a niños criados por homosexuales y por heterosexuales han concluido que no existen diferencias de desarrollo entre los dos grupos. Es decir, ni en inteligencia, ni en adaptación social, adaptación psicológica ni capacidad de socializarse.
Hay que hacer mucho énfasis en un mito sobre la homosexualidad que indica que los hombres homosexuales tienen más tendencia que los heterosexuales a abusar sexualmente de niños. No existe ninguna evidencia de que los primeros lo hagan con más frecuencia que los segundos.
El hecho de expresar su orientación sexual a las otras personas forma parte del proceso del desarrollo de la identidad en lesbianas, gays, y bisexuales. Esta expresión es un elemento importante para su salud mental, adaptación a la sociedad y preservación de su autoestima.
Para algunas personas este proceso puede ser muy difícil y para otras no tanto. A menudo se sienten temerosos, distintos y solos cuando se dan cuenta de que su orientación es distinta a la norma de la comunidad. Esto es aún más difícil cuando esta conciencia de ser distinto se da en la infancia y en la adolescencia. Por eso, según la familia que posean o la sociedad donde residan su lucha contra los prejuicios y la desinformación puede ser muy ardua. Los niños y los adolescentes pueden ser muy vulnerables a los estereotipos vigentes por lo que pueden ser rechazados por la familia, amigos, compañeros e instituciones religiosas. Algunos homosexuales pueden temer perder su trabajo y ser acosados en el colegio si se conoce su condición.
Las actitudes contrarias a la diversidad en la orientación sexual , con frecuencia están basadas solamente en prejuicios y estereotipos y no en la experiencia.
La solución contra la discriminación radica en una mejor información sobre las orientaciones sexuales y la homosexualidad. Esta educación sería de suma eficacia si se realizara durante la adolescencia, cuando se está descubriendo y entendiendo la propia sexualidad.

08. Cuando hay problemas... Disfunciones sexuales en el hombre

La sexualidad humana trasciende el hecho fisiológico ya que está muy influida por otros factores como los sociales, afectivos y emocionales.
Existe un alto índice de disfunción sexual femenina en comparación con los hombres. La mujer actualmente desempeña varios roles a la vez ya que a menudo trabaja dentro y fuera de casa y esto favorece los estados de estrés, fatiga y depresión. La depresión , además suele reducir la apetencia sexual tanto en hombres como en mujeres y estas sufren depresiones dos veces más que los hombres. Es muy habitual que lleguen a considerar la actividad sexual como una tarea más a cumplir. Por eso no es de extrañar que en un estudio norteamericano un 35% de las mujeres muestren desinterés por el sexo.
El funcionamiento sexual de la mujer está muy influido por su entorno social y su estado físico. Como dato característico en la mujer, y a diferencia del hombre, sus necesidades sexuales, así como su satisfacción en general dependen de modo bastante predictible de la calidad de la relación con su compañero o de cómo ella la percibe. Las mujeres pueden declarar que poseen una buena vida sexual , si consideran que su relación es estrecha y estable, aún cuando el sexo no sea objetivamente ni muy frecuente ni muy gratificante.
La multiplicidad de roles que una mujer de hoy tiene que desempeñar , gracias en parte a los logros debidos a la lucha por la igualdad, los cuales, irónicamente han acarreado la dudosa victoria de la doble jornada, en lugar de procurarle a la mujer mejores condiciones laborales y domésticas, no facilita el respeto al tiempo libre en el que ella podría sentirse como un ser más sensual y en menor medida madre y trabajadora.

LAS DISFUNCIONES SEXUALES
La mayoría de los investigadores coinciden en identificar tres fases de la respuesta sexual que pueden presentar problemas:

1.Deseo.
2.Excitación.
3.Orgasmo.

Las disfunciones corresponderían al mal funcionamiento de una de esas fases. Los esquemas diagnósticos actuales se basan en esta diferenciación.
Existen seis diagnósticos que corresponden a las disfunciones sexuales femeninas.
Categorías de disfunciones sexuales.

Tipo de trastorno Mujer Hombre
Deseo Deseo sexual hipoactivo Deseo sexual hipoactivo
Aversión sexual Aversión sexual
Excitación Trastorno de la excitación sexual Trastorno de la erección
Orgasmo Trastorno orgásmico Trastorno orgásmico
Eyaculación precoz
Dolor Dispareunia Dispareunia
Vaginismo

1.El deseo La noción de deseo representa una traducción reciente de lo que para Freud era la libido. Para Freud esta era una motivación endógena que requería una liberación. Si ésta no tenía fuerza, se sospechaba que existía una enfermedad. Actualmente, a raíz de diversos estudios se cree más bien que el deseo es la resultante de una compleja interacción de fuerzas biológicas (neuroendocrinas), psicológicas ( lo afectivo, las creencias) , sociales( la relación de pareja ) y culturales ( la educación religiosa). Actualmente, términos peyorativos como “frigidez” o “impotencia” se han sustituido por Deseo sexual hipoactivo.
Para diagnosticar la falta de deseo se requiere el juicio de un clínico ya que el criterio de frecuencia de la conducta sexual puede inducir a error. Una persona puede ser sexualmente activa , por ejemplo, realizar el coito dos veces a la semana a petición de la pareja y aún así no sentir apetencia ni tener interés por el sexo. La conducta sexual puede ser el resultado de presión, obligación o incluso coacción. Tampoco el uso de fantasías sexuales es un marcador muy fiable para diagnosticar el deseo sexual hipoactivo. Es sabido que el hombre, más que la mujer, tiende a mostrar mayor frecuencia de fantasías e imágenes sexuales. También suelen desear mayor variación sexual y están más dispuestos a desarrollar prácticas orales y genitales y a probar distintas posturas. Quizá el modo más fiable de determinar el grado de trastorno del deseo sexual sería observar la actitud de una persona ante el sexo. Algunos investigadores incluso han identificado tres actitudes afectivas distintas:
-neutralidad: es la actitud indiferente en que la persona declara que podría vivir perfectamente sin sexo. Se muestra absolutamente neutra al respecto y no le tiene ni aversión ni afición. Tampoco acudiría a ver un profesional para consultar por esa razón.
- culpabilidad: la persona se siente mal y deprimida. Como resultado de la habitual discrepancia con la pareja en la necesidad de tener relaciones sexuales acude al profesional a instancias de ella. A veces el malestar es debido a que siente que sus necesidades no son “normales.” Este es el caso ilustrado en la película Annie Hall de Woody Allen en la que la pareja está hablando con sus respectivos psicólogos. Aunque coinciden en la frecuencia absoluta de sus relaciones, ella comenta:” Siempre estamos teniendo sexo” y él: “Casi nunca hacemos sexo”.
- aversión: la actitud es temerosa y despierta necesidad de evitar la actividad sexual. Si la evitación de la práctica sexual es muy extrema, el diagnóstico es Trastorno por aversión al sexo. Este trastorno es el final de un continuo en el que el deseo sexual hipoactivo estaría caracterizado por depresión y falta de iniciativa y la aversión al sexo presentaría más características fóbicas y ansiosas.
2.La excitación
La excitación sexual consiste en los cambios fisiológicos, cognitivos y afectivos que conducen a la actividad sexual. En el ámbito fisiológico, en la mujer, ésta se evidencia por la vaso congestión de la zona pélvica, lubricación vaginal, hinchazón de los genitales externos, estrechamiento del tercio exterior del canal vaginal, alargamiento y ensanchamiento de los dos tercios interiores de la vagina y tumescencia de los senos. Los componentes cognitivos y afectivos de la excitación sexual son más sutiles y se plasman en una focalización de la atención en el estímulo erótico, fantasías y señales sexuales. La actitud asociada es la sensación subjetiva de excitación sexual y , en algunas personas un estado de ansiedad y urgencia.
La diferencia entre el trastorno del deseo y el trastorno de la excitación sexual puede ser un poco difícil de determinar, pero habitualmente se podría decir que en este último la persona se aproxima a la actividad sexual con ganas, pero no es capaz de mantener su estado de excitación hasta el punto que desearía ( lubricación adecuada) . En contraste con el trastorno del deseo, en el trastorno de la excitación sexual la activación fisiológica se inicia pero se interrumpe prematuramente o es incompleta.
A diferencia del hombre, la mujer muestra una actitud más resignada ante la falta de excitación. Los hombres desarrollan sentimientos mucho más negativos y dramáticos ante la falta de erección. Esto se debe, probablemente a que la mujer tradicionalmente ha sido poco reivindicativa de su placer sexual por motivos culturales y por eso tiende a mostrarse más adaptada a su problema. Quizá ésta sea la razón por la que no se ha dedicado demasiada atención a este trastorno femenino.
Trastorno de la erección. En el hombre, el trastorno de la excitación se experimenta con una incapacidad parcial o total de lograr o de mantener una erección suficiente para la introducción del pene en la vagina. También se puede percibir una dificultad para sentir el placer y la excitación. Esta situación puede ser de siempre o situacional o circunstancial. La mayoría de los hombres con este problema exhiben una erección parcial, en la que el pene está demasiado fláccido como para penetrar. Sin embargo, estos mismos hombres , muchas veces sí logran una erección completa durante la fase REM del sueño, es decir, cuando sueñan, o con la masturbación.
Hay que tener presente que la disfunción eréctil puede ocurrirle al 50% de los hombres en algún momento a lo largo de su vida.
Las causas de la disfunción eréctil pueden ser de tipo orgánico o psicológico. Pero la realidad de los hechos es que este trastorno implica una interacción de influencias biológicas, psicológicas y sociales en la mayoría de los casos. Causas orgánicas:
- Hormonales.
- Vasculares.
- Neurológicas.
- Abuso de alcohol.
- Efectos secundarios de fármacos.
Causas psicológicas.
- Ansiedad.
- Depresión.
- Estrés.
- Ansiedad por “quedar bien“.
- Rabia.
- Factores de relación.
3. El orgasmo
Esta dificultad es la más frecuente entre las mujeres. Consiste en la demora o no consecución del orgasmo a pesar de disfrutar de un nivel de excitación normal. Es importante resaltar que muchas mujeres no experimentan orgasmo en todas las relaciones coitales. El hecho de no tener orgasmo mediante la penetración exclusivamente no indica que exista una disfunción orgásmica. Esta es una idea que hay que enfatizar porque puede ser el origen de expectativas no realistas en muchas mujeres, lo cual puede provocar frustración y malestar. Es frecuente que la mujer no sienta que la introducción del pene en la vagina le produzca la excitación suficiente para obtener el orgasmo. En una gran proporción de mujeres hace falta una estimulación adicional.
Otra idea que puede inducir decepción por expectativas no realistas es la posibilidad de orgasmos múltiples. Algunos estudios informan que solo el 14% de las mujeres estudiadas pueden tener orgasmos múltiples y aún así en algunas ocasiones.
La dificultad orgásmica puede ser de siempre o primaria, o situacional o secundaria. También puede ser que la mujer obtenga orgasmos mediante masturbación y no con el coito. Existe evidencia de que el consumo de alcohol y otras drogas interfiere el funcionamiento orgásmico. Se sabe que las altas concentraciones de alcohol en plasma producen demora en el orgasmo y disminución de la intensidad.
Un estudio comparativo entre mujeres anorgásmicas primarias y secundarias halló que las secundarias estaban mucho más insatisfechas con su relación de pareja que las del otro grupo.
En el hombre.
- El orgasmo inhibido. La anorgasmia en el hombre se refiere a la incapacidad de lograr el orgasmo a pesar de tener un adecuado nivel de excitación. Le es imposible eyacular con su pareja, aunque sí tiene erección. Sin embargo sí le es posible eyacular por medio de la masturbación o durante el sueño. La frecuencia de esta disfunción es bastante baja.
- La eyaculación precoz. Los hombres describen el problema diciendo que terminaron “demasiado rápido“. En algunas ocasiones, incluso antes de penetrar a su pareja. En otros casos, el hombre eyacula poco después de la penetración. La definición más precisa del problema sería: “ el hombre no es capaz de controlar su eyaculación estando dentro de la vagina durante el tiempo suficiente para satisfacer a su pareja ”.
4. El dolor o dispareunia.
Las disfunciones relacionadas con el dolor se refieren al malestar que puede tener lugar antes, durante o después del coito, aunque lo más habitual es que ocurra durante el coito. Igual que las otras disfunciones puede ser, por una parte, adquirida o situacional. La dispareunia no solo provoca incomodidad y malestar inmediato sino que favorece que la mujer desarrolle otras disfunciones como el vaginismo, que más adelante comentaremos ,y, por descontado, trastornos secundarios del deseo , excitación y orgasmo.
Cuando se presenta dolor relacionado con la actividad sexual se requiere, más que en ninguna otra disfunción, descartar patología orgánica ya que existen innumerables factores físicos que pueden provocar dolor en la penetración. Por otra parte puede suceder en no pocas ocasiones que una mujer esté utilizando la molestia física para evitar relaciones coitales no deseadas en el matrimonio. Por tanto cabe la posibilidad de que en muchas ocasiones las causas puedan ser mixtas.
Si bien se sabe que el 27% de mujeres dice haber tenido dispareunia en algún momento de su vida, también es cierto que sólo el 3% llega con este problema a la consulta de los sexólogos. Suele plantearse con preferencia a los médicos de cabecera y se sabe que el coito doloroso es la consulta sexual más frecuente que reciben lo ginecólogos y obstetras.
Una vez descartadas todas las posibles causas médicas del dolor, entre las psicológicas se encuentran la ansiedad, miedo y depresión así como las creencias religiosas represivas, la baja autoestima y una mala percepción de la imagen corporal . En cuanto a los aspectos asociados a la relación de pareja, se han observado: hostilidad hacia el compañero, bajo nivel de comunicación y falta de confianza. Además, esta patología se da en parejas en las que el hombre es poco decidido, sensible y acomodaticio.
Por último, cabe comentar que siempre que se presente un dolor genital cuyas causas médicas estén descartadas, habría que indagar sobre posibles abusos o traumas sexuales en la historia de la paciente.
- El vaginismo. El vaginismo se define como un espasmo involuntario de los músculos pélvicos localizados en el tercio externo de la vagina. Estos espasmos son recurrentes e impiden la penetración. Suelen iniciarse anticipándose a la penetración de modo que cuando se intenta introducir el pene, la sensación es de que hay una “pared”. Este espasmo se puede dar igualmente en la autoexploración e incluso puede impedir la introducción de tampones y la exploración ginecológica. La mujer se siente frustrada por no tener ningún tipo de control sobre la situación. Su malestar puede incrementarse si su capacidad de excitación sexual es correcta, como es habitual. En un estudio sobre 30 mujeres con vaginismo, el 56% eran orgásmicas con estimulación manual, 41% lo eran en sueños, y 28% con masturbación. Es conveniente comentar esta información con las pacientes ya que este tipo de disfunción suele favorecer sentimientos de autocrítica al poner en cuestión su función de mujer y madre potencial. La frecuencia de este trastorno es alta. Se estima que afecta a entre un 5% y un 42% de las pacientes que acuden a la consulta del sexólogo. A este porcentaje habría que añadir un número no desdeñable de mujeres con vaginismo que se dirigen a clínicas de fertilidad por la imposibilidad de consumar el matrimonio y concebir. Por tanto puede decirse que el trastorno es relativamente frecuente. No se ven prácticamente casos de vaginismo de toda la vida en Estados Unidos y Europa occidental, pero se dan mucho más en Irlanda, Europa del Este y América latina.
Las causas físicas del vaginismo deben ser estudiadas con atención ya que pueden contribuir al problema aunque ya estén resueltas. En un estudio con 76 mujeres con vaginismo, se halló evidencia de causas médicas asociadas en 24 pacientes. Estos factores, aunque no son la causa directa del vaginismo sí lo son de modo indirecto mediante un proceso psicológico de aprendizaje llamado condicionamiento clásico. Este mecanismo explica cómo una mujer después de experimentar dolor en los intentos iniciales de practicar el coito desarrolla una reacción auto protectora natural de contracción de los músculos. Con el tiempo, las señales asociadas a la penetración, como por ejemplo, el compañero cuando se desnuda o el pensamiento de tener relaciones sexuales producen también, por sí mismas, la misma reacción de espasmo. Este aprendizaje es similar al que ocurre en una situación fóbica. La reacción de temor se refuerza y recrudece si se evita sistemáticamente la aproximación, como suele suceder.
Ahora bien, no es siempre este el origen del vaginismo. Se han detectado otras causas psicosociales tales como una fuerte influencia religiosa, presencia de un compañero disfuncional, trauma sexual en el pasado y conflictos sobre la orientación sexual. También se ha observado en algunos casos la imposibilidad de asumir el rol de adulta, miedo al embarazo, contagio de una enfermedad de transmisión sexual o al daño físico en el coito. Algunos estudios informan que un alto porcentaje de mujeres con vaginismo dice haber tenido padres autoritarios, violentos y tiránicos. 

09. ... Hay que encontrar soluciones

Cuando las parejas presentan insatisfacción en su vida sexual, muchas veces ésta es debida a ciertos prejuicios sobre lo que “debería” ser una vida sexual adecuada. En no pocas ocasiones, el trabajo de los terapeutas consiste, en primer lugar, ayudar a aclarar conceptos. Con esto, la tarea ya estará iniciada. Ciertas ideas preconcebidas suelen estar presentes en las parejas con disfunciones:

- Tienen una definición demasiado focalizada sobre el sexo. Por ejemplo, pensar que el sexo es equivalente a coito. O creen que el éxito en el sexo es hacer bien “el trabajo”.
- Poseen ideas estereotipadas sobre el papel de la mujer y del hombre en la relación sexual.
- No consideran suficientemente los ingredientes que conducen a desear tener una relación sexual como son, el momento favorable, factores obstaculizadores, etc.
- Tienden a evitar el contacto sexual.

La definición de los problemas.
El primer objetivo de la terapia para una pareja con problemas tendría que ser lograr crear o restaurar la satisfacción sexual mutua. A veces la pareja aspira a objetivos demasiado concretos y específicos como por ejemplo “quiero que mi mujer tenga orgasmo con el coito”, o “mi marido termina demasiado rápido”, cuando el problema más importante es la mala comunicación o los resentimientos. El objetivo inicial de la pareja difícilmente puede lograrse mientras existan conflictos como resentimientos y rabias pasadas sin resolver. Por eso, cuando hay problemas sexuales, es importante saber que las soluciones no siempre son de índole técnico o mecánico sino que hay que entender los factores psicológicos que contribuyen a la satisfacción o a la disfunción sexual.

La técnica general: focalización sensorial
Este procedimiento es el de mayor utilidad en la terapia sexual y se puede aplicar a la mayoría de los problemas. Esta es una técnica que desarrollaron los sexólogos Masters y Johnson (1970).
- Su primera finalidad es ayudar a la persona o a la pareja a desarrollar una mayor conciencia de las sensaciones y excluir el énfasis en el rendimiento. Con esto se reduce la ansiedad de alcanzar un objetivo a veces no logrado (orgasmo, erección, control de la eyaculación), mientras se aprende a disfrutar de algo que se obtiene fácilmente , como es el placer de la caricia.
- En segundo lugar, la técnica entraña un enfoque estructurado, pero, al mismo tiempo, flexible. La parte estructurada consiste en que la pareja debe seguir unas directrices para el encuentro sexual. Si se siguen las instrucciones , los dos irán adquiriendo gradualmente una mayor confianza en sí mismos y en la relación. Por otra parte es flexible, ya que puede adaptarse a las circunstancias propias de cada pareja.
- En tercer lugar, auspicia un cambio gradual. Hay que saber que el cambio va a tomar su tiempo y que no conviene darse prisas. Para eso, las parejas dejan de hacer el coito al principio de la terapia, de modo que puedan evocar los principios elementales, a veces olvidados, como el ser cariñosos, recibir placer, y demás. A veces, no se recomienda volver al coito durante mucho tiempo.
- En cuarto lugar, la focalización sensorial debe llevarse a cabo a un ritmo adecuado que no presione a ninguno de los dos. No debería haber una discrepancia en el ritmo, de modo que uno no apresure al otro.

Las etapas de la focalización sensorial
1. Focalización sensorial no genital. El primer paso introduce “el placer no genital” ( las caricias y toques) mientras la pareja está vestida con ropa cómoda. Las primeras caricias pueden ser masajes en la espalda o darse las manos. Hay que tener paciencia y tener en cuenta que están realizando el proceso necesario para lograr un objetivo a largo plazo y que el objetivo a corto plazo consiste en enfatizar las sensaciones y no el rendimiento. En esta etapa del tratamiento, no importa si tuvieron orgasmos o erecciones sino si se pudieron concentrar en el placer que daban y recibían. Es importante que la pareja tenga esto muy presente porque tiene que cambiar su concepción anterior, siempre dirigida a conseguir algo como el orgasmo o la erección. Es bueno que la pareja aprenda lo que es la “ansiedad por el rendimiento” y sus efectos adversos. Que sustituyan la idea del “todo o nada” que les hace suponer que el sexo es igual a coito.
2. Focalización sensorial genital. La segunda etapa incorpora el “placer genital”.En esta fase, se le permite a la pareja acariciar genitales y senos. Se les aconseja que se acaricien por turnos. También en este estadio se resta importancia a los “logros”: erecciones y orgasmos. Cuando la pareja está ya cómoda con sus caricias genitales y está lista para el coito, es bueno que sepa que también el coito puede realizarse mediante pequeños avances. Por ejemplo, se puede introducir el pene en la vagina, en parejas heterosexuales, pero sin moverse.
3. Contención vaginal. La etapa final incluye la penetración y el coito propiamente dicho. Se recomienda que la pareja receptora sea la que inicie el movimiento y que estos sean lentos y graduales. Es aconsejable seguir concentrándose en las sensaciones asociadas al coito y no preocuparse por el orgasmo.

Tratamiento de los problemas específicos.
Deseo sexual hipoactivo en hombres y mujeres
Se utilizan diversas estrategias terapéuticas dependiendo de si la falta de deseo es situacional o de siempre. Las recomendaciones en estos casos para hombres y mujeres comprenden:

- Modificar el entorno para la práctica sexual.
- Técnicas reductoras de la ansiedad.
- Focalización sensorial.
- Exposición a material erótico.
- Entrenamiento en masturbación.
- Identificación de las dificultades en la relación de pareja.
- Renegociación de una frecuencia pactada entre los miembros de la pareja.

Disfunción orgásmica en la mujer.
Si la mujer nunca ha experimentado el orgasmo, se recomienda utilizar:
- Entrenamiento en la masturbación, ya que para muchas es más fácil obtenerlo por sus medios.
- Continuar el entrenamiento con la pareja y comunicarle cómo le gusta que la estimule guiándolo con la mano. El terapeuta muchas veces tiene que poner énfasis en que la pareja utilice la estimulación del clítoris.
- Si la mujer no logra tener el orgasmo se recomienda incluso la utilización de un vibrador.
- La “maniobra del puente”. Cuando el orgasmo es posible con la estimulación manual , se aconseja acometer la “maniobra de puente” con el fin de lograrlo con el coito. Esta consiste en que la pareja o la misma mujer mantenga la estimulación del clítoris durante la introducción del pene. La mujer debe iniciar un lento movimiento estando ella en la posición superior. De este modo puede lograr asociar el orgasmo obtenido con la masturbación a la situación coital.

Vaginismo.
En el tratamiento del vaginismo se aplican varias técnicas:
- Exploración de las actitudes de la mujer en relación a sus genitales. Animarla a conocer su anatomía, primero con fotografías, luego con la ayuda de un espejo para observarse a sí misma.
- Ejercicio de los músculos pélvicos. Mediante la tensión y relajación alternada de este grupo de músculos, se logra que la mujer detecte la contracción . Luego debe insertar un dedo en la vagina para conocer las contracciones. Más adelante contraer los músculos voluntariamente varias veces al día.
- Penetración vaginal. Una vez ya está familiarizada con los genitales externos, se alienta a la paciente a explorar el interior de la vagina con los dedos. Pueden surgir inhibiciones en esta fase tales como extrañeza por la morfología de la vagina, la limpieza, temor a dañarla, o incluso valoraciones morales. Más adelante la mujer puede usar dos dedos y moverlos. Cuando ella ya lo puede hacer se recomienda que la pareja intente introducir sus dedos con la orientación de la mujer y la ayuda de algún lubricante vaginal.
- Contención vaginal. En esta fase se recomienda que la mujer, en posición superior , introduzca el pene del compañero en la vagina y se mantengan quietos los dos, concentrándose en las sensaciones vaginales. El movimiento debe ser iniciado y controlado por la mujer, lentamente, cuando ella se sienta suficientemente cómoda para hacerlo.

Dispareunia.
Si la dispareunia es debida a factores psicológicos, como la falta de excitación, la terapia debería centrarse en el programa de focalización sensorial.

Trastorno de la excitación.
Igualmente, la aplicación del programa general de tratamiento es útil en el caso del trastorno de la excitación. Además es conveniente que el terapeuta introduzca el tema de las fantasías sexuales teniendo en cuenta las inhibiciones que esto puede generar.

Disfunción eréctil en el hombre.
- Descartar causas orgánicas.
- Focalización sensorial.
- Manejo de los temores de hombres heterosexuales a ser homosexuales.
- Manejo de la inseguridad, tanto en heterosexuales como en homosexuales, sobre su masculinidad.
- Tratamiento cognitivo y corrección de los pensamientos ansiosos y derrotistas sobre su erección, ante la situación sexual.
- Manejo del temor al rechazo, enfado, o ridiculización por parte de la pareja por esa razón.
- Tratamiento de la “ansiedad por el rendimiento“.

Eyaculación precoz en el hombre
En muchas ocasiones, este motivo de consulta es una cortina de humo que oculta problemas de más profundidad en la pareja. Los malentendidos mas comunes suelen presentar una expectativa no realista sobre le periodo de tiempo de penetración necesario antes de la eyaculación. El otro error habitual, es pensar que la relación sexual debe terminar con la eyaculación.
Muchas veces la pareja tiene sentimientos de rabia por sentir que sus necesidades sexuales no son cubiertas. Pueden sentir que el hombre es desconsiderado y “va a la suya” y no se controla porque no quiere. Sin embargo, el hombre que sufre de falta de control sobre su eyaculación muchas veces está sufriendo por no poder complacer a su pareja. Las técnicas terapéuticas utilizadas para mejorar el control son dos:
- La técnica del “apretón” pretende instruir al hombre para que se masturbe hasta que la eyaculación sea inevitable si continuara. En ese momento se le pide que haga una pausa en la masturbación y presione sobre la base del glande con los dedos, situando el pulgar a la altura del frenillo del pene y los dedos índice y corazón en la cara opuesta del pene a ambos lados de la corona del glande. La presión debe ser firme y sostenida y durar unos 10 segundos. Al repetir el proceso varias veces sin dejar que ocurra la eyaculación, gradualmente el hombre aprenderá a controlarla.
- La otra técnica que ayuda a aprender a controlar la eyaculación es la de la “pausa”. Se trata de proceder de la misma manera que con el apretón, pero sin apretar. La pareja realiza su juego sexual hasta el punto en que la eyaculación puede ser inminente. Entonces el hombre indica a su pareja que interrumpa los movimientos y espera hasta que la excitación remita un poco. Esto se repite unas tres veces antes de que el hombre se permita eyacular. De este modo el hombre aprende a identificar todos los procesos que se desarrollan durante el ciclo.

10. La educación sexual de los hijos

Una buena información sobre sexualidad no consiste solamente en una conversación íntima y trascendente cuando los hijos ya son adolescentes con el padre del mismo sexo. La buena educación sexual se va facilitando a lo largo de la vida del niño en sus diferentes etapas de maduración. Se puede enseñar a un niño desde una tierna edad, solamente por la manera que se acaricia al bebé, cómo se juega con él y como se le habla.
Cuando tiene alrededor de dos años, se le pueden enseñar las palabras correctas de cada parte del cuerpo. Hacia los tres o cuatro años, ya los niños manifiestan cierta curiosidad por la sexualidad. Se tocan los genitales, juegan a médicos, y preguntan a sus padres de dónde vienen los niños. Al enfilarse en los ocho o nueve años, los padres ya pueden empezar a preparar a los niños para los cambios que van a experimentar durante la pubertad y asegurarse de que estos ya saben los hechos básicos del sexo y la reproducción. Igualmente, los padres necesitan ayudarles a integrar todos los mensajes sobre la sexualidad que están recibiendo de la televisión, cine, libros, música y anuncios. Hacia la preadolescencia, tendrán que lidiar con los conflictos derivados de la presión de los compañeros, su imagen corporal y sensaciones sexuales. A partir de la adolescencia los hijos necesitan la guía paterna para tomar sus decisiones sobre las relaciones, plantear sus límites sexuales y protegerse de situaciones inseguras.

Transmisión de los valores de la familia
A lo largo de este periodo lo más importante es compartir con los hijos los valores y actitudes propios de su familia. La información sobre los hechos biológicos ya los recibirán de la escuela y de los libros.
Es conveniente aprovechar los momentos receptivos en los hijos para abordar los temas importantes. Cuando se está bañando al niño pequeño, o cuando se le cambian los pañales al bebé, se puede aprovechar la oportunidad para nombrar las partes de su cuerpo. Otras veces, mientras se mira una película en la televisión hay que utilizar la ocasión para hablar de la intimidad y de las relaciones. Por último, es bueno sacar partido de una noticia que intriga al niño, como las violaciones o el aborto.

¿De dónde vienen los niños?
Entre los tres y los cinco años, el niño puede preguntar un día en voz alta de dónde vienen los niños. En ese momento es bueno saber que no hay que decirle mentiras sobre cestos o sobre Paris. Tampoco es bueno decirle que cuando sea mayor se lo dirán. El niño tiene que saber que los padres son una fuente fiable de información y que siempre que les pregunten algo, tendrán una respuesta. A esa edad, una respuesta simple es suficiente. En realidad, el niño solamente quiere saber dónde están los niños antes de nacer. Se le puede contestar que crecen en un lugar que tiene la mamá en la barriga que se llama útero.
Igualmente se puede recurrir a la presencia de una vecina embarazada y explicarle al niño que ahí está creciendo un bebé. Después, no hay que hacer nada más que esperar a ver si le surgen más preguntas.
Si estas preguntas se presentaran, y quisiera saber cómo el bebé entra en el útero, habría que pasar a la etapa siguiente para darle una explicación sobre el acto sexual.
Nunca es demasiado temprano para abordar estas cuestiones, si se corresponden con la curiosidad del niño. Es muy poco recomendable que, en ausencia de la explicación de los padres, el niño reciba su primera información por parte de un compañero de la escuela. Por lo general, esta suele llegarle llena de errores y rodeada de bromas y detalles. A partir de una información sesgada, el niño ya no suele atreverse a abordar el tema con los padres. Por esta razón, siempre es bueno adelantarse a una versión de ese tipo.
Una buena definición del coito para niños preescolares podría ser la siguiente:
“Cuando dos adultos se quieren, a veces les gusta que el hombre ponga su pene dentro de la vagina de la mujer. Al cabo de un tiempo, el esperma sale del cuerpo del hombre y viaja por la vagina hasta el útero de la mujer. Cuando el esperma y el huevo se juntan, se forma un feto que se transformará en bebé.”

Recomendaciones para hablar a los niños sobre el sexo.
1. Estimular las preguntas del niño. En lugar de decirle: “¿por qué preguntas eso?”, O decirle que le hablarán de eso cuando sea mayor, es conveniente hacerle ver que los padres están satisfechos de que les haga esa pregunta porque indica que él siente suficiente confianza con ellos para hablar de los temas del sexo.
2. No esperar a que el niño inicie la conversación. Muchos padres postergan las conversaciones sobre sexo con los hijos, asumiendo que cuando un niño quiere saber algo, preguntará. Pero algunos niños se resisten a iniciar esos diálogos. Otros, simplemente no son de preguntar muchas cosas. Los padres no esperan preguntas para hablar de temas importantes como la fe religiosa o la seguridad personal. Es responsabilidad de los padres introducir el tema poco a poco. Aunque el niño nunca pregunte, sí necesita saber.
3. No pasa nada si los padres no tienen la respuesta. Si no se sabe contestar a la pregunta de un niño, se le puede decir que se va a averiguar la respuesta para contestarle. Si el niño ya va a la escuela, pueden averiguar la respuesta juntos.
4. Es normal sentir cierta incomodidad. Muchos padres se sienten incómodos para hablar de sexo con sus hijos porque sus propios padres no les hablaron sobre el tema. No hace falta esconder ese hecho a los hijos. Se les puede decir que no están acostumbrados a hablar de sexo porque la abuelita no lo hizo. Pero que a ellos les parece muy importante hacerlo.
5. Buscar el momento adecuado. Los buenos momentos son los que surgen naturalmente y favorecen el tema. Pueden ser: una escena en la televisión o película, o cuando el adolescente empieza a ir a fiestas. Si se habla en los buenos momentos, con un poco de información aderezada de los valores que se quieren transmitir es suficiente. No hace falta hacer sentar al niño y ofrecerle una conferencia sobre el tema.
6. Escuchar al niño. Hay que fijarse bien en lo que les preocupa. Es bueno saber lo que el ya conoce al respecto. Aunque el “enamoramiento” de un niño de diez años pueda parecer algo sin importancia, para él es muy importante. Escucharlo a esta edad, prepara el terreno para la etapa adolescente en la que tendrá que tomar decisiones sobre salir con alguien o tener relaciones sexuales.
7. Lo hechos no son suficientes. Si bien estamos de acuerdo que el niño debe conocer bien los hechos de la reproducción y la pubertad, hay que enseñarle también los valores familiares. La materia la puede aprender en los libros y en la escuela, pero las actitudes solo las pueden adquirir en la familia. Es bueno tener bien claros los “mensajes” que se quiere transmitir a los hijos.
8. Educar a hijos e hijas por igual. En muchas casas sucede que se educa a las niñas sobre la pubertad y la menstruación y se supone que los niños ya recogerán la información de otros lugares. Los niños también deben ser informados por sus padres.
9. La educación sexual es función de ambos padres. También es frecuente que se deje la educación sexual a las madres. En otras ocasiones, las madres enseñan a las hijas y los padres a los hijos. Pero al niño le conviene saber el punto de vista de un hombre y de una mujer. Esto refleja a los niños que hombres y mujeres pueden hablar de sexualidad juntos, algo que es muy necesario en la edad adulta. En los hogares monoparentales, por ejemplo, dónde solo vive la madre con los hijos, es conveniente pedir la colaboración de otros familiares o amigos del otro sexo para que el niño aprenda a hablar de la sexualidad tanto con hombres como con mujeres.
10. Informarles también sobre el placer de la sexualidad. No es infrecuente que, al hablar de la sexualidad con los niños se haga énfasis en las consecuencias negativas de la actividad sexual sin protección. Esto pasa mucho con los adolescentes. Pero el niño o adolescente también merece saber que la sexualidad es una actividad placentera y que expresar las sensaciones sexuales de una manera responsable puede ser de vital importancia y una parte muy gratificante de las relaciones entre adultos. No hay que olvidar transmitir las actitudes familiares en cuanto a una sexualidad responsable y saludable.
 

Nuevo Libro


Atención Plena: Elimina el malestar emocional provocado por la multitarea y la dispersión mental
Ver más

Para comprar fuera de España, ver más.

Isabel Larraburu

¿Quién está en línea?

We have 18 guests online

Terapia en:

  • Español Español
  • Catala Català
  • English English
  • Français Français
  • Portugues Português

Sitios amigos

Doctoralia.es

You are here  : Home Artículos Sexología Manual de Sexología

DESTACADOS

  • There are no translations available.

    Revista WEB

    Mi amigo era un psiquiatra “ high achiever”, aquél que siempre se ponía el listón más alto para poder disfrutar superándolo. Obsesivo y perfeccionista, condiciones que hasta la fecha le habían hecho actuar bastante correctamente y controlar todas las situaciones de modo exhaustivo. Por supuesto tenía un super CV , las mejores notas, y todos los triunfos académicos y profesionales esperables para alguien de su edad.

  • There are no translations available.

    No publicado

    Nuestra vida está plagada de situaciones en las que se nos pasaron por alto detalles tan obvios que nos tuvimos que cuestionar para nuestros adentros si somos un poco lerdos o simplemente son los primeros síntomas de una enfermedad deteriorante. En otras ocasiones nos ocurre aquello tan típico de  solo fijarnos en cosas que casualmente nos ocupan la mente o nos preocupan.