Categorías
Psicología para Adolescentes

Estrés en la adolescencia

Publicado en la revista Megatop.-

Siempre se piensa que el estrés es algo que afecta a la gente mayor que trabaja y llega a casa cansada, como los padres. Sin embargo los niños y adolescentes también sufren de estrés. Esta palabra significa la reacción del sistema nervioso y de todos los sistemas del cuerpo ante situaciones difíciles o dolorosas que uno se siente incapaz de afrontar. Cuando uno percibe una situación como dolorosa o difícil, la mente y el cuerpo se preparan como si fueran a afrontar un peligro. Uno está dispuesto para la lucha o la huida. El corazón late deprisa, la respiración se acelera, la sangre se dirige a los músculos de piernas y brazos, las manos se ponen frías y húmedas y uno está como asustado. Cuando se tienen que encarar varios cambios en un período corto de tiempo, el cuerpo se cansa de adaptarse y plantar cara, y, poco a poco uno pierde resistencia y empieza a sentirse mal.

Los síntomas del estrés pueden ser: la ansiedad, el aislamiento, la agresividad, la enfermedad física o el abuso del alcohol o la droga.

Causas típicas de estrés en el adolescente

  • Elevada exigencia en el colegio y frustraciones.
  • Ideas y sentimientos negativos sobre sí mismo.
  • Cambios corporales.
  • Inseguridad en el entorno y barrio.
  • Separación o divorcio de los padres.
  • Problemas de salud en la familia.
  • Muerte de alguien querido.
  • Tener demasiadas actividades o expectativas demasiado elevadas.
  • Problemas financieros en la familia

Maneras de reducir el estrés en la adolescencia

  • Come a las horas y haz algún deporte.
  • Evita la cafeína y bebidas con cola porque excitan y provocan más inquietud.
  • Evita el alcohol, tabaco y porros
  • Aprende a relajarte con alguna técnica de respiración abdominal o de tensión de músculos.
  • Entrénate en aprender a saber decir que no y expresar lo que quieres. Desarrolla la técnica de expresar lo que quieres y lo que no quieres de una manera firme y no agresiva ( p.ej. “ Por favor no me grites” ).
  • Ensaya y practica una situación que te causa estrés. Por ejemplo, si te corta hablar en público, prepara una conferencia para tus compañeros.
  • Aprende a organizar el trabajo. Si tienes mucho trabajo, divide la tarea en pequeñas etapas.
  • No te pongas a pensar en negativo sobre ti mismo y escribe pensamientos neutros o positivos para combatirlos.
  • Intenta sentirte satisfecho con hacer las cosas suficientemente bien en vez de esperar la perfección en ti y en los demás.
  • Interrumpe las situaciones estresantes con pequeños descansos como oír música, hablar con un amigo, dibujar, escribir o jugar con tu perro.
  • Hazte una red de buenos amigos en quién puedas confiar y te puedan ayudar en sentido positivo.

Últimas entradas

La resiliencia
La resiliencia
Magazine La Vanguardia El mundo ya no es lo que era. Nada más lejos de nuestra intención que abonar consideraciones…
El perfeccionista imperfecto
El perfeccionista imperfecto
Magazine La Vanguardia “¡Pero qué manía! Esta Marcelina siempre me pone la mesa del ordenador en diagonal cuando viene a…

Deja una respuesta